Autor: arrastrados por la marea

Acerca de arrastrados por la marea

Blog de viajes

Horreo en Ridadesella

5 días en Asturias

Asturias es una de las regiones de España con una naturaleza más verde y el encanto del mar y los pueblos pesqueros. En este caso hemos pasado 5 días en el Principado, teniendo como sede la ciudad de Gijón.

Días 1 y 2: Gijón

Hemos usado día y medio en ver Gijón, ya que en esta ocasión viajamos en transporte público, concretamente en autobús con ALSA, con lo que llegamos a Gijón a medio día, justo para comer.

Gijón tiene el encanto de una ciudad junto al mar, pero no es precisamente un destino muy monumental. Lo más destacado son sus dos playas, sobre todo la de San Lorenzo, que proporciona un bonito paseo hasta llegar al barrio de Cimavilla, el centro histórico.

Playa de San Lorenzo e Iglesia de San Pedro en Gijón

Playa de San Lorenzo e Iglesia de San Pedro

Un buen recorrido es empezar al otro extremo de la playa de San Lorenzo y recorrer todo el paseo marítimo hasta Cimavilla. Aquí puedes visitar las Termas Romanas de Campo Valdés si estás interesado en la arqueología, pero no puedes perderte su Plaza Mayor, el Palacio de Revillagigedo, actualmente centro cultural y la subida hasta el Cerro de Santa Catalina para contemplar las impresionantes vistas del mar y la escultura de Eduardo Chillida Elogio del Horizonte.

Desde aquí podemos seguir paseando y al bajar recorrer el puerto llegando hasta la Playa de Poniente y finalmente hasta el Acuario de Gijón.

Todo este paseo te puede ocupar toda una mañana y te da tiempo para visitar el acuario y salir para comer, pero puedes también coger alguno de los autobuses que recorren la ciudad. Te recomiendo bajar la app que te da los tiempos de espera.

Si te gusta este tipo de atracciones el acuario de Gijón es bastante grande e interesante, y está bien ambientado. Puedes ver toda clase de peces pero desgraciadamente  los pingüinos y la nutria son difíciles de ver, ya te avisan que son animales muy mayores y se mueven poco, con lo que muchas veces se encuentran en su refugio.

Otro de los lugares para visitar es la Laboral. Te recomiendo hacer la visita guiada que es bastante interesante, ya que de otra forma sólo verás un gran edificio clasicista, muy ecléptico, de mediados del siglo XX, pero no conocerás la historia de porqué en Gijón se construyó una Universidad Laboral y cuál ha sido su uso a lo largo del tiempo. Hoy en día es un centro cultural con múltiples actividades y que alberga también algunas facultades de la universidad.

Edificio de la Laboral Ciudad de la Cultura, Gijón

Edificio de la Laboral Ciudad de la Cultura

Otros puntos destacados que visitar en Gijón son la Gota de Leche, edificio de 1925 que ofrecía distintos servicios para madres trabajadoras, entre ellos el reparto de leche, guardaría, etc., la Basílica del Sagrado Corazón de Jesús, conocido como la Iglesona, o  la calle Corrida, principal centro comercial.

Comer en Gijón

Durante el tiempo de estancia en Gijón hemos comido en diferentes restaurantes y sidrerías, pero puedes encontrar multitud de sitios tanto en las playas como en Cimavilla o en la calle Aguado. Eso sí en todos las raciones son muy abundantes, tenlo en cuenta. Aquí te dejo una selección de locales:

  • Restaurante Topolino, en la playa de San Lorenzo. Un sitio agradable y moderno, donde comimos bastante bien. Muy buenas las anchoas con escalibada.
  • Cafetón, es un antiguo local de Gijón reabierto y reformado. Puedes tomar pinchos y ponen un gran aperitivo, así que te servirá para una cena rápida.
  • Restaurante Gastrobar La Gitana. Es un local bastante agradable así como los camareros. Cenamos dos veces, la primera la ensalada de ventresca casera estaba muy buena y también el crujiente de langostinos, pero las sardinas del segundo día estaban demasiado hechas y no eran muy finas.
  • En la Playa de Poniente, muy cerca del acuario, puedes tomar algo en un pequeño local con terraza con vistas a la playa que se llama La Terracina del Medio. Un local agradable y se come bien.
  • Sidrería Nueva Ibérica también es buena opción para tomar unas tapas.

Día 3: Cudillero

Cudillero es uno de los pueblos más bonitos de Asturias. Hasta hace algunos años era un pueblo de pescadores que vivía de la actividad de estos y de sus conserveras, pero actualmente vive casi totalmente del turismo.

Vista de Cudillero desde el puerto.

Vista de Cudillero desde el puerto.

Su paisaje es bien conocido, con su pequeño puerto ahora vacío de barcas de pescas y sus casas de colores que suben por la ladera de la montaña. Hoy su plaza está llena de restaurantes y bares.

Si llegas en tren la estación está a dos kilómetros del pueblo, por una carretera totalmente deshabitada, probablemente tendrás que llamar un taxi para llegar hasta la localidad. Mejor ir en coche pero no te metas en el centro, las calles son muy estrechas.

Cudillero es un pueblo muy hermoso pero muy pequeño, puedes dar una vuelta, subir a alguno de sus miradores o a todos y comer allí, pero te recomiendo que organices otra visita a algún pueblo cercano, por ejemplo Candás, ese mismo día.

Día 4: Oviedo

Lo más destacado de Oviedo es poder visitar las iglesias prerrománicas de Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo, ambas a las afueras de la ciudad y nombradas Patrimonio de la Humanidad.

Santa María del Naranco, Oviedo

Santa María del Naranco.

Para llegar tendrás que coger el autobús A2, pero pasa cada hora, así que muy atento a los horarios de visita.

Vista de San Miguel de Lillo, Oviedo

Vista de San Miguel de Lillo.

Estas dos iglesias están situadas en un lugar inigualable, desde donde se ve todo Oviedo, y son de una increible y simple belleza. No puedes irte sin verlas.

Consulta bien los horarios para esta visita, los lunes y domingos no abre por las tardes. Las visitas son mientras está el guía, una de las iglesias a la hora en punto y la otra a la media. Por cierto en la oficina de turismo no nos dieron buena información en este sentido, ve directo al Centro de Interpretación del Prerrománico Asturiano.

Una vez visitadas estas puedes dirigirte a ver la Catedral de San Salvador, enfrente de la cuál no olvides hacer una foto a la estatua de La Regenta, una de mis novelas preferidas.

Fachada de la Catedral de San Salvador y estatua de La Regenta en Oviedo

Catedral de San Salvador y estatua de La Regenta

La Catedral de Oviedo, de estilo gótico, es una visita obligada que te llevará entre 45 y 90 minutos dependiendo el recorrido que quieras hacer. Visitarás entre otras cosas la Cámara Santa, el museo y el claustro.

Con la entrada llevas incluida una audioguia y un mapa que te indica los dos recorridos, el corto de 45 minutos y el largo de 90.

Tras la catedral es indispensable acercarte a la Fuente de Foncalada, Patrimonio de la Humanidad  al igual que la otra iglesia prerrománica de Oviedo, San Julián de los Prados.

Iglesia de San Julián de los Prados, Oviedo

Iglesia de San Julián de los Prados

Además de esto puedes acercarte a visitar el Teatro Campoamor, el principal teatro de la ciudad y donde se entregan los Premios Princesa de Asturias. O ver  la estatua de Woody Allen  o pasear por el Campo de San Francisco, un bonito parque donde encontrarás una estatua de Mafalda.

Dónde comimos

Para comer elegimos La Gran Vetusta, muy cerca de la catedral. La comida muy buena, sobre todo la ensalada de quesos asturianos, pero fueron lentísimos sirviéndonos, y eso que no había mucha gente, así que perdimos demasiado tiempo.

Día 5: Ribadesella

Ribadesella además de ser el lugar donde finaliza el conocido Descenso del Sella, es una bonita localidad por la que pasear y acercarse a la playa o realizar deportes naúticos. Así que no debes perdértela.

Si vas en autobús, sobre todo en verano, ten en cuenta que probablemente tengas retrasos, no hay mucho tráfico pero el tipo de carreteras y los distintos contratiempos que se encuentra el bus en su viaje, hacen que sea imposible cumplir los horarios. En la estación de Ribadesella no hay, además, ningún tipo de información para el viajero.

Muy recomendable, además de pasear por sus calles, es hacer el recorrido que lleva, subiendo por el Camino de Guía hasta la Ermita de Guía para bajar después junto al mar  por el Paseo de la Grúa, donde está la Ruta Histórica del Puerto: seis murales en cerámicas diseñados por Mingote que cuentan la historia de la localidad desde la prehistoria hasta nuestros días.

Mirador y Ermita de Guía, Ribadesella

Mirador y Ermita de Guía.

La localidad está dividida en dos partes por el río Sella que aquí desemboca al mar. Cruzando al otro lado puedes pasear por el paseo de la Playa de Santa Marina o bañarte en esta playa que es muy tranquila. En este lado también encontrarás sus conocidas casas de los indianos y junto al puente un típico hórreo asturiano.

En Ribadesella puedes visitar la Cuevas de Tito Bustillo, pero debes sacar las entradas con bastante antelación. Cuando fuimos no quedaba ya ninguna entrada para el resto del mes.

Dónde comimos

Aunque hay múltiples locales para comer elegimos La Terraza. Aquí pudimos probar la fabada asturiana, y nos atendieron rápida y correctamente.

 

 

Anuncios
Plaza Mayor de Trujillo

Visitar Trujillo

Cuando llegamos a Trujillo era todavía relativamente temprano, así que tras dejar el coche, decidimos desayunar y recuperar energía. ¡Bien hecho! Pronto nos dimos cuenta que nos iba a tocar caminar siempre hacia arriba, por calles empinadas y empedradas, de hermoso ambiente medieval. Pero el esfuerzo merece la pena si quieres conocer esta pequeña localidad, cuna de descubridores como Pizarro u Orellana, y cuya visita puede realizarse en una sola mañana.

La primera parada de la mañana fue la maravillosa Plaza Mayor. Aunque en este caso nos encontramos con que estaba llena por decenas de lonas blancas, que protegían los puestos de queso de su conocida feria. Unas vueltas para encontrar la forma de acercarse a la oficina de turismo y para contemplar uno de los monumentos más conocidos de Trujillo, la estatua dedicada a Pizarro. Después es necesario hacer una parada en la majestuosa Iglesia de San Martín. Esta será la primera iglesia a la que entremos y también la primera vista panorámica de la localidad.

Vista lateral de la Iglesia de San Martín en Trujillo

Iglesia de San Martín

Una vez fuera de San Martín, a sólo unos cuantos pasos se encuentra otro de los símbolos de la ciudad la Torre del Alfiler ahora Centro de Interpretación de la Historia de Trujillo. Damos una vuelta por sus salas y subimos hasta lo más alto de la torre. Desgraciadamente la vista desde aquí no es muy buena, el final es una salita que sólo tiene unos pequeños ventanucos desde los que mirar a la localidad que se encuentra a nuestros pies.

Un poco decepcionadas por esta experiencia seguimos la escalada hacia el castillo, eso sí parando primero en la Iglesia de Santiago, una pequeña construcción del siglo XV donde visitamos la habitación del sacristán, comprobando que la vida de este debió ser bastante espartana: una cama, una chimenea para calentarse y cocinar, y poco más forman esta reproducción de sus aposentos. Y al salir de aquí, subimos unas estrechas escaleras de caracol  para llegar a lo alto de la torre. Ahora sí la vista merece la pena desde aquí.

Vista de la Plaza Mayor e Iglesia de San Martín desde la Iglesia de Santiago

La Plaza Mayor desde la Iglesia de Santiago

Continuando con el paseo, llegamos hasta el Castillo, que se levanta sobre la antigua fortaleza árabe.

Vista del Castillo de Trujillo

Castillo

Paseamos por sus almenas y podemos experimentar en primera persona la función de vigilancia y defensa que debía tener en la antigüedad, ya que desde aquí vemos todo Trujillo y sus alrededores. Antes de irnos es imprescindible subir a la capilla de la Virgen de la Victoria, patrona de Trujillo. La pequeña capilla muestra tras una reja de hierro a la virgen, que da la espalda a los visitantes, asomada al paisaje que rodea el castillo. No vemos su cara, pero en una de las paredes hay una máquina para introducir 50 céntimos. Buscamos y finalmente, tras la ofrenda, la virgen se gira automáticamente y nos mira desde detrás de la verja. Nos quedamos sorprendidos, es una experiencia un poco extraña verla girar lentamente, con todos los turistas esperando a que los mire para poder hacer la foto de rigor.

Capilla de la Virgen de la Victoria. Castillo de Trujillo

La Virgen de la Victoria en su capilla

El castillo es una hermosa y curiosa visita, pero aún nos quedan algunas cosas por ver en Trujillo. Bajando ya de nuevo hacia la Plaza Mayor, decidimos entrar a la Casa Museo de Pizarro, donde conocemos cómo vivía el conquistador de Perú (nada que ver con la imagen que nos ha quedado de la habitación del sacristán en la Iglesia de Santiago), su historia y la de su familia.

Ya es casi la hora de comer, pero antes llegamos hasta Santa María la Mayor, la más destacada parroquia de Trujillo, y desde donde tendremos nuestra última vista panorámica de la localidad.

Altar mayor de la iglesia de Santa María la Mayor de Trujillo

Altar mayor de la iglesia de Santa María la Mayor

Trujillo desde Santa María la Mayor

Trujillo desde Santa María la Mayor

Ahora sólo queda comer y la Plaza Mayor es un buen lugar para hacerlo, ya que está llena de restaurantes y bares donde degustar la típica comida extremeña.

Mapa del recorrido

Consejos

  • Si vas en coche puedes encontrar aparcamiento en la Avenida Ramón y Cajal o una de las calles perpendiculares a esta.
  • Existe un bono que te da acceso a todos los monumentos de los que te he hablado en este recorrido además del Museo del Traje, por 5,50 €. Por separado cuestan 2,50 €. Se compra en la Torre del Alfiler.
  • Si por lo que sea entras en alguna iglesia o monumento y luego decides comprar el bono, vuelve con él y la entrada y te devolverán el dinero.
  • Para comer yo estuve en Casa Nuria, en la Plaza Mayor. El comedor es muy pequeño, pero cuenta con menús de diferentes precios y al menos lo que yo comí estaba todo bueno.
  • Sobre finales de abril y principios de mayo se celebra la Feria del Queso. La Plaza Mayor se llena de puestos y acude gran cantidad de gente. Si te gusta el queso puede ser interesante, pero ten en cuenta que estropea un poco la vista completa de la plaza.

 

 

 

Vista nocturna de la Plaza Mayor de Cáceres

Qué ver en Cáceres

Llegar al centro histórico de Cáceres es encontrarte con una ciudad medieval perfectamente conservada, de callejuelas estrechas, palacios e iglesias. Por algo se trata de una Ciudad Patrimonio de la Humanidad.

La mejor forma de conocer la ciudad es empezando por su Plaza Mayor, donde además se encuentra la oficina de turismo. Se trata de una plaza enorme, con soportales del siglo XVI y desde la que se puede ver la muralla almohade del siglo XII, de la que puedes visitar una parte desde la Torre de Bujaco, de la misma época que las murallas. La visita a esta torre incluye además de las murallas un pequeño centro de interpretación.

Plaza Mayor de Cáceres desde la Torre de Bujaco

Plaza Mayor de Cáceres desde la Torre de Bujaco

Desde las escaleras que salen a la Plaza Mayor, puedes internarte en el recinto histórico, dónde se encuentran casi todos los puntos de interés turístico.

La ciudad puede visitarse en un solo día fácilmente, eso sí está llena de cuestas, escaleras y calles de piedra. Y durante la visita subirás a varias torres, así que ve preparado para hacer ejercicio.

 

Una buena ruta sería empezar por la Plaza Mayor y subiendo justo a la izquierda, con la entrada en las escaleras de la plaza, visitar la Torre de Bujaco. Desde aquí puedes continuar hasta la Plaza de Santa María, donde encontrarás la Concatedral de Santa María y enfrente el Palacio Episcopal.

Fachada principal de la Concatedral de Santa María en Cáceres

Concatedral de Santa María

Desde aquí, puedes dirigirte al Palacio de Carvajal donde además de otra oficina de turismo, puedes encontrar un pequeño pero bonito jardín en el que destaca una hermosa higuera centenaria.

La siguiente parada es el Palacio de los Golfines de Abajo. Uno de los más importantes de la ciudad. Puedes hacer una visita guiada que dura unos 50 minutos, con grupos reducidos. Pero si tienes poco tiempo puedes ver sólo el exterior ya que el interior corresponde más a las distintas remodelaciones que fue haciendo la familia hasta el siglo XIX que a su origen del siglo XVI. Lo más destacado es la Sala de Armas, la más antigua del palacio y donde aparecen los distintos escudos y linajes que fueron uniéndose a la familia, así como los retratos de los primeros miembros.

Para continuar llegamos a la Plaza de San Jorge donde se encuentra la impresionante iglesia de San Francisco Javier, sobre unas imponentes escaleras a cuyos pies podrás ver una representación del patrón de la ciudad, San Jorge, matando al dragón.

Plaza de San Jorge e iglesia de San Francisco Javier

Iglesia de San Francisco Javier

Puedes visitar la iglesia y subir a los dos campanarios, pero para subir el primer tramo hasta el coro tienes que usar una escalera de caracol estrecha y empinada, no apta para todo el mundo, y los campanarios tienen unas rejas de metal que impiden disfrutar totalmente de las vistas.

En la misma plaza de San Jorge puedes entrar a unos pequeños pero encantadores jardines, eso sí, están justo en la entrada de una cafetería y parecen parte de ella, no te preocupes que puedes entrar tranquilamente. Es el  Jardín de Doña Cristina de Ulloa.

A un lado de la iglesia, justo en las escaleras, se encuentra en Centro de Divulgación de la Semana Santa, es gratuito y dentro puedes además visitar el Aljibe del Convento de los Jesuitas.

La siguiente parada es la Plaza de las veletas, donde se encuentra la Casa de las Veletas, actual Museo Provincial de Cáceres. Lo más destacado de este museo es la visita al aljibe, uno de los pocos restos árabes que quedan en la ciudad.

Aljibe en el interior del museo Provincial de Cáceres

Aljibe árabe

Desde aquí puedes pasear por el barrio judío y el barrio de San Antonio, donde encontrarás el Baluarte de los Pozos, otro de los restos árabes de Cáceres.

De esta manera recorrerás prácticamente toda la parte histórica. Puedes después pasear por sus callejuelas, perderte y descubrir muchos otros palacios, torres e iglesias.

Para comer

En la Plaza Mayor tienes una gran cantidad de lugares para comer. En Cáceres puedes probar un excelente jamón y otros derivados del cerdo, así como diversos tipos de quesos, principalmente de oveja. Muy típica de Extremadura es la Torta del Casar. Además son típicas las migas.

Aunque estuvimos poco tiempo, comimos bastante bien en El Requeté.

Consejos

  • Nos alojamos en el hotel Barceló V Centenario, es un hotel muy bueno y moderno, con precio medio, pero un poco alejado del centro, una media hora andando. Sin embargo hay un autobús que te deja prácticamente en el centro en diez minutos y si vas en coche, en la puerta del hotel hay bastante sitio para aparcar.
  • Tomar una caña en la Plaza Mayor es un poco caro.
  • En la oficina de turismo nos dijeron que para tapear estaba bien el Paseo de Cánovas. Está separado del centro y cuando llegamos no vimos prácticamente ningún sitio. Todavía no sabemos si hay que meterse por alguna calle o qué.
  • Si vas en un puente o temporada alta, puedes encontrarte con colas en todas partes y el centro y los bares llenos. Es una escapada interesante para un fin de semana cualquiera.
  • Puedes reservar las entradas del Palacio de los Golfines de Abajo, ya que entran pocos visitantes cada hora y puede que los tickets estén agotados.
  • A finales de abril y principios de mayo se baja la Virgen de la Montaña a la Concatedral y se celebra el novenario. Esto quiere decir que aunque puedes entrar vas a encontrar la iglesia llena de fieles y con culto prácticamente a cualquier hora, así que no podrás hacer la visita turística normal.

 

 

Guadalajara

Guadalajara se encuentra a menos de una hora en coche de Madrid y es una buena opción para hacer una excursión rápida.

Lo primero que debes saber es que no se trata de una ciudad muy monumental, al estilo de Toledo, es una ciudad digamos que normal, moderna, con algunos puntos interesantes que puedes visitar.

El lugar más destacado de Guadalajara es el Palacio del Infantado, un imponente edificio con un interesante patio y que en su interior alberga el museo provincial de Guadalajara. Es un museo pequeño pero bien montado y bastante interesante, así que te recomiendo que entres ya que no perderás mucho tiempo y lo disfrutarás. Tampoco te olvides de pasar a los jardines y dar un paseito por ellos.

Una vez hecha esta visita puedes visitar varias iglesias interesantes, como la de Santiago, la Iglesia de San Nicolás o la de San Ginés. También es recomendable una visita a la Concatedral de Santa María.

Desde aquí puedes pasear por el parque de la Concordia y enlazar con el de San Roque hasta llegar al Panteón de la Condesa de la Vega del Pozo. Este es un edificio muy interesante, uno de cuyos principales atractivos en su cúpula de cerámica vidriada. En el interior, bajando las escaleras, encontrarás la monumental tumba de la condesa. Lamentablemente no se pueden hacer fotos dentro.

Vista de la fachada del Panteón de la Condesa de la Vega del Pozo. Guadalajara

Este panteón es un imponente edificio, que llama la atención por su monumentalidad y su cúpula de cerámica.

Consejos

  • Puedes ir, además de en coche, en transporte público. El autobús, que sale de Avenida de América tarda más o menos una hora, pero te deja a cinco minutos del Palacio del Infantado. El tren tarda un poco menos pero la estación está a unos 20 minutos del centro, y hay una gran cuesta.
  • Si quieres ver el museo provincial en el Palacio del Infantado, te aconsejo que saques las entradas en la taquilla y no en la máquina expendedora. La señora de la taquilla es muy amable y te aconsejará y ayudará si tienes derecho a algún descuento.
  • El Panteón de la Condesa de la Vega del Pozo cuesta tres euros, pero los miércoles la entrada es libre y gratuita.
  • Puedes combinar el visitar Guadalajara con la visita a Alcalá de Henares que está muy cerca y aprovechar todo el día.

 

Una mañana en Pastrana, Guadalajara

Pastrana es uno de esos pequeños pueblos castellanos de calles estrechas y empinadas, y casas de piedra. Aunque cuenta con varios lugares emblemáticos que visitar, lo más interesante es pasear por sus calles y conocer lo más típico de un pueblo castellano.

Calle típica de la localidad de Pastrana

Esta es una de las típicas calles de Pastrana, empinada y con casas bajas.

Si llegas en coche, es fácil encontrar un aparcamiento público, cerca de la Plaza del Moco (si se llama así) y junto al cementerio (puedes ver la localización en el mapa). Desde el aparcamiento puedes dirigirte al casco urbano de la localidad, que está muy, muy cerca.

Uno de los primeros lugares que encontrarás es la Fuente de los Cuatro Caños. En ella destacan cuatro mascarones en relieve, de los que salen los caños del agua. El significado de estas figuras no se conoce, aunque hay distintas teorías: algunas dicen que representan las estaciones del año, y otras que aluden a las edades del hombre.

Vista de la Fuente de los Cuatro Caños

La Fuente de los Cuatro Caños y sus cuatro mascarones, de los que no conocemos el significado.

Siguiendo el paseo por las calles, es fácil llegar hasta la Plaza del Ayuntamiento, donde además encontramos su Iglesia Colegiata. Pastrana forma parte de una serie de pueblos unidos por las “Huellas de Santa Teresa” y en la colegiata se han instalado varios paneles informativos sobre la santa y su relación con la localidad. Tiene además una importante colección de tapices que puedes conocer con una visita guiada.

Altar Mayor de la Iglesia Colegiata de Pastrana

Altar Mayor de la Iglesia Colegiata de Pastrana

Desde aquí, y siguiendo la Calle Mayor, se llega a la plaza más importante de Pastrana, la Plaza de la Hora, denominada así porque durante su encarcelamiento en el Palacio Ducal, la Princesa de Éboli tenía permitido salir una hora al día a un balcón que daba a esta plaza. Desde aquí, además, podrás disfrutar de una buena vista de los alrededores de la localidad.

Vista de la Plaza de la Hora y su cruz de piedra central

Esta era la vista de la que la Princesa de Éboli disfrutaba durante su encierro en el Palacio Ducal

Quizá el monumento más importante de Pastrana es el Palacio Ducal, de claro estilo renacentista. Hoy pertenece a la Universidad de Alcalá, ha sido restaurado y puede visitarse con un guía.

Vista de la fachada principal del Palacio Ducal de Pastrana

El Palacio Ducal, de estilo renacentista, es el monumento más destacado de Pastrana. Aquí se encuentra además la oficina de turismo.

Desde aquí es interesante dar un paseo por las calles, acercarse al Palacio Viejo o al Convento de San José, fundado por Santa Teresa de Jesús.

Más lejos del casco urbano se encuentra en convento del Carmen, otra de las fundaciones de Santa Teresa.

Además este año es Año Jubilar Teresiano. He de decir que mi interés por Santa Teresa es más cultural que religioso, pero si eres católico, Pastrana presenta en 2017 un aliciente más para ser visitada.

Consejos

  1. Si llegas en coche ten en cuenta que casi todo el viaje es por carreteras secundarias y que tendrás que atravesar varios pueblos, lo que hará que la marcha sea más lenta de lo normal y debas aumentar la precaución.
  2. Para visitar el Palacio Ducal, el Museo de Tapices y el Convento del Carmen hay que cotratar en la oficina de turismo, que se encuentra en el Palacio Ducal, una visita guiada. Cuesta 4 €, el palacio tiene una visita a las 12.30 y a las 16, y el Convento del Carmen sólo por la tarde. Si quieres hacer una visita sólo de mañana como hice yo, no vas a poder ver todos los monumentos que pagas con la entrada.
  3. El dulce típico de Pastrana son los borrachos. Son unos pastelillos muy, muy, muy jugosos y dulces, con bastante sabor a canela. Puedes comprarlos en cualquier pastelería.
  4. Mejor programar la visita en otoño o primavera, en Guadalajara y en pleno verano vas a pasar mucho calor.

Cuatro días en León

León es una ciudad perfecta para hacer una corta escapada. Además desde ella se pueden hacer interesantes excursiones que os encantarán.

Día 1. Visitar León

Puedes dedicar un día a visitar la ciudad de León, que es preciosa y está llena de vida. En cuanto a lo que no te debes perder:

Catedral

Fachada principal de la Catdral de León

La vista de la fachada de la catedral desde la plaza es impresionante

Es una de las más bellas catedrales de España, por mi parte os diré que es de esos lugares que realmente me han dejado impresionada. No podéis perdérosla.

Vidrieras en el interior de la Catedral de León

En el interior no podréis dejar de sorprenderos por las hermosas vidrieras de colores

Casa Botines

Este edifico es obra del conocido arquitecto modernista Antoni Gaudí y uno de los puntos de visita más destacados, además alberga un museo sobre el arquitecto y su época.

Casa Botines, León

La Casa Botines es una de las obras importantes de Antoni Gaudí fuera de Cataluña.

San Isidoro de León

Fachada principal de la Real Basílica de San Isidoro de León

Otro de los puntos destacados de la visita a León es San Isidoro.

La Real Basílica de San Isidoro de León es una hermosa iglesia que debéis visitar, pero lo realmente interesante es entrar en el panteón, una puerta a la izquierda de la fachada de la Basílica. Son visitas guiadas, pero los frescos del panteón son imprescindibles, y lo que cuentan en la visita es interesante y no se hace pesado. Lamentablemente dentro del panteón no pueden hacerse fotos.

Barrio Húmedo

Es el lugar típico para ir de tapas en León. Con cada bebida incluyen una tapa gratis a elegir, y dependiendo del sitio más o menos abundante o de calidad. Lo mejor es que si conoces alguien de la ciudad vayas con él para que te recomiende los mejores sitios.

Plaza del Grano

Iglesia de Santa María del Camino y Plaza del Grano

La Plaza de Santa María del Camino es más conocida como Plaza del Grano

Es una pequeña plaza pero con mucho carácter, que os transportará a otros tiempos ya que no ha perdido su aspecto medieval.

Día 2. Astorga

En mi opinión a Astorga puede dedicársele medio día y aprovechar la tarde bien para ver lo que quede de León, bien para hacer otra excursión corta.

Lo más destacado es el Palacio Episcopal, obra también de Gaudí, y la Catedral.

Fachada del Palacio Episcopal de Astorga

Otra obra de Gaudí en León es el Palacio Episcopal de Astorga, principal punto turístico junto a la Catedral

Existe un pequeño museo romano que además ofrece una visita guiada por los restos romanos de la ciudad, en ella entraréis en termas y otros restos que sólo pueden verse con la visita. De todas formas la visita es un poco larga y a no ser que seáis verdaderos aficionados a la historia quizá os quite demasiado tiempo. Es necesario además reservar previamente.

Día 3. Las Médulas

Este paraje natural es una de las excursiones que más he disfrutado en este viaje. Eso sí se trata de andar por la naturaleza y os vais a dar una pequeña paliza si no estáis acostumbrados.

Ruta por Las Médulas

Uno de los caminos que recorren Las Médula y su típico paisaje.

Hay varias rutas senderistas que se pueden realizar, pero para los visitantes ocasionales lo normal es salir del Centro de Recepción de Visitantes y visitar dos cuevas de bastante fácil acceso: La Cuevona y la Encantada. Después es imprescindible visitar también el Mirador de Orellán, que tiene una de las más hermosas vistas de este lugar.

Vista de Las Médulas desde el Mirador de Orellán

Las vistas desde el Mirador de Orellán son increibles

Para llegar al mirador de  Orellán tenéis dos opciones. Una es, antes o después de visitar las cuevas, coger el coche y llegar hasta el mirador; o bien, a mitad del sendero largo que lleva hasta las cuevas coger un sendero, digamos que bastante escarpado, que lleva hasta el mirador. Yo hice esta segunda opción, es mucho más bonito e interesante pero hay mucha cuesta y si no estáis acostumbrado a andar o vais con personas mayores o niños os va a costar llegar.

Una vez en el mirador no te pierdas la entrada a la Galería de Orellán.

Día 4. Ruta de los Monasterios

Para hacer esta ruta de tres monasterios que están a muy poca distancia de León puede contratarse una visita guiada que es bastante interesante. También puedes contratar la visita guiada en cada monasterio según te interese o no, podéis hacer la visita de uno y ver por libre los otros dos, o como mejor os organiceis.

En mi caso visité con la guía dos de los monasterios ya que cuando llegué por mi cuenta al Monasterio de Santa María la Real de Gradefes no estaba aún la guía, que es quien además vende las entradas, y cuando llegó ya habían estado en el primero de ellos.

Claustro de Santa María la Real de Gradefes

El claustro de Santa María la Real de Gradefes es modesto pero muy hermoso

En el Monasterio de Gradefes todavía vive una comunidad de monjas, y los horarios son bastante restringidos. Como anécdota, cuando llegué aunque era hora de visita, la guía se había retrasado un poco y nos abrió una hermana, que dijo estar muy ocupada y que diéramos una vuelta y viéramos lo que pudiéramos porque no tenía tiempo. La guía llegó enseguida, eso sí. El monasterio es muy bonito, pero puede que no veas todo sin la guía.

Vista de San Miguel de Escalada

Del antiguo monasterio de San Miguel de Escalada sólo quedan las iglesias

Después de Santa María visitamos San Miguel de Escalada, monasterio que no está en activo y puede visitarse libremente, pagando una mínima entrada.

Consejos

  • Lleva ropa de abrigo, por la noche incluso en agosto baja mucho la temperatura.
  • En el aparcamiento del centro de visitantes de Las Médulas puede que no encontréis sitio, un poco más abajo puede aparcarse en el cementerio.
  • En el centro de visitantes de Las Médulas os proporcionan toda la información necesaria sobre los senderos, etc., merece la pena esperar la cola.
  • Para la visita a Las Médulas recuerda llevar calzado adecuado para el senderismo y agua.
  • En el Barrio Húmedo todos los bares están hasta los topes, olvidaos de sentaros.
  • Si queréis cenar en el Barrio Humedo, además de la tapa que va con la consumición podéis pedir alguna ración en cualquier bar.
  • Otro punto de visita interesante es el Parador, antiguo monasterio, podéis entrar a la iglesia y el claustro, o alojaros en él.
  • Si os interesa el arte contemporáneo no olvidéis pasar por el MUSAC.

 

 

 

 

Una visita a los jadines de Aranjuez

He de reconocer que me gusta visitar jardines. Me gusta la clara musicalidad de su silencio. Pasear por un jardín vacío, especialmente en verano, tiene el encanto de ese silencio repleto de pequeños sonidos, pájaros moviéndose entre los árboles, el rumor de las fuentes, el viento soplando leve entre las hojas…

Arboleda en el Jardín del Príncipe en Aranjuez

Los ardines, como en este caso los de Aranjuez, invitan a perderse por sus caminos de tierra, y descubrir sus variaciones de luz y sus múltiples olores y sonidos.

Aranjuez es un lugar ideal para pasear, ya que todos sus jardines son de libre acceso y además están declarados Patrimonio de la Humanidad junto con el resto del paisaje cultural de la localidad. Aunque es una pena no poder ver en funcionamiento sus monumentales fuentes.

Fuente de Apolo

Una de las fuentes más monumentales de los jadines es la Fuente de Apolo.

Fuente del Espinario en Aranjuez

Pero quizá la más conocida es la fuente del Espinario o Niño de la Espina.

Los jardines de Aranjuez se dividen en cuatro:

  • Jardín del Príncipe.
  • Jardín de la Isla.
  • Jardín del Parterre.
  • Jardín de Isabel II.

En el siguiente mapa puedes ver cómo están situados:

El palacio es también interesante para visitar, aunque desde mi punto de vista lo que más se disfruta  es el paseo por los jardines.

Consejos

  • Aranjuez está a sólo media hora en coche de Madrid, puede hacerse incluso una visita corta de medio día.
  • Es ideal también para acercarse a comer o cenar, sobre todo en verano.
  • Los productos típicos de Aranjuez son los espárragos y las fresas o fresones.
  • El palacio incluye la visita al museo de faluas reales, embarcaciones que usaba la realeza para navegar por el río Tajo.
  • Puedes comprar una entrada combinada para visitar también la Casa del Labrador.

Más información sobre Aranjuez.

 

Nuevo Baztán, los restos de un sueño

Nuevo Baztán es una pequeña localidad a 50 km de Madrid fundada a principios del siglo XVIII por Juan de Goyeneche, que tuvo la idea de crear una ciudad industrial en la que fabricar artículos de lujo: telas, cristal, jabones, etc. Para ello, contó con el arquitecto José de Churriguera, y trajo a diferentes artesanos desde diversos países de Europa, los mejores en su especialidad.

Aunque tuvo su momento de esplendor, la ciudad no llegó a conseguir la importancia con que Goyeneche soñaba, sus fábricas fueron cerrando y tras su muerte, poco a poco, el lugar quedó prácticamente abandonado y todas sus industrias desaparecieron definitivamente.

Ese abandono del lugar se extendió durante siglos, y hoy sólo quedan algunos restos de lo que fue. Principalmente el palacio y la iglesia.

Palacio de Goyeneche en Nuevo Baztán

El palacio se encuentra prácticamente abandonado y sólo se ha rehabilitado una pequeña parte.

Del palacio poco se puede visitar, a la espera de que algún día sea totalmente rehabilitado, y la verdad que es una pena ver el abandono de este magnífico edificio, que a pesar de estar declarado Bien de Interés Cultural, nunca se termina de restaurar. Con la visita guiada entrarás al patio y verás la plaza de Fiestas.

Plaza de Fiestas de Nuevo Baztán

En la Plaza de Fiestas se realizaban eventos diversos, hoy en día se está recuperando para cine de verano, conciertos, etc.

Para el público en general está abierta una pequeña sala de exposiciones. Durante mi visita había una exposición sobre escenografía teatral.

La iglesia cuenta con un bonito retablo, también de Churriguera, pero también se encuentra en claro abandono. Sólo se ha restaurado, hace poco, la cúpula. Con la visita bajarás también hasta la cripta.

En resumen, un curioso paseo llegando desde Madrid o Alcalá de Henares, para pasar una mañana.

Consejos

  • La Plaza de Fiesta, el patio del palacio y la iglesia sólo son visitables con la visita guiada.
  • La visita guiada sale del Centro de Interpretación. Lo primero es un audiovisual, para mi gusto un poco largo, y además luego la guía repite casi todo lo importante. En mi grupo se ha ido uniendo gente durante toda la duración de la visita, así que si quieres puedes ahorrarte este paso. Además la visita es gratuita.
  • La localidad sólo da para el tiempo de la visita guiada y, si quieres, comer o tomar un aperitivo en el pueblo. Cerca tienes otros lugares para visitar como Alcalá de Henares o Loeches.
  • Puedes tomarte un aperitivo o comer en La Casa Vieja del Abuelo, justo al lado del palacio. Aquí puedes probar un cocido madrileño hecho de forma tradicional en puchero de barro.

Ciudad romana de Complutum y Casa de Hippolytus en Alcalá de Henares

Hoy voy a hacer una breve reseña para dos visitas interesantes para aquellos a quienes les gusta la historia, concretamente la época romana. Se trata de los yacimientos romanos de Complutum y la Casa de Hippolytus en Alcalá de Henares.

El Yacimiento de Complutum muestra el origen romano de Alcalá de Henares, incluyendo el foro de la antigua ciudad.

Vista del yacimiento romano de Complutum

Restos de la ciudad romana de Complutum (Alcalá de Henares)

Actualmente en este yacimiento continúan los trabajos de excavación, por lo que parte del recinto no es visitable todavía.

La Casa de Hippolytus se encuentra en un recinto separado, a unos 10 minutos andando del yacimiento de Complutum, y resulta muy interesante para ver. Este edifcio fue en su época un colegio para jóvenes, y su nombre se debe al artista que creó los mosaicos de los que aún quedan restos.

Consejos

  • Si decides hacer esta visita déjate aconsejar por el encargado de la taquilla del yacimiento, te explicará todo y te dirá como debes ir hasta la Casa de Hippolytus.
  • Justo en la puerta del yacimiento tienes un aparcamiento donde puedes dejar el coche.
  • Aunque Alcalá de Henares no es muy grande estos puntos están un poco alejados del centro, puedes coger un autobús o ir en tu propio coche. Si vas en tren desde Madrid este lugar queda alejado de la estación, mejor tomar un autobús.

Visitas típicas desde Madrid

Si has decidido pasar unos días en Madrid, es muy probable que en algún momento decidas vistar alguno de los puntos turísticos que se encuentran cerca y olvidarte un poco del bullicio de la gran ciudad.  Desde mi punto de vista hay 4 ciudades muy cerca de Madrid, las cuales forman parte de la red de Ciudades Patrimonio de la Humanidad de España, y que son imprescindibles para el turista: Alcalá de Henares, Ávila, Segovia y Toledo. Podéis conocerlas en la siguiente infografía:

Infografía con información sobre Alcalá de Henares, Ávila, Segovia y Toledo.

Debéis tener en cuenta que el tiempo de los viajes es aproximado y dependerá de la hora, el tráfico, las paradas que realice el transporte, etc. Además, dependiendo dónde se encuentre vuestro alojamiento, el tiempo que se tarda en llegar a la estación de tren o autobús también debéis considerarlo. Consultad bien los horarios cuando organiceis vuestro viaje.

Así mismo, si decidís usar el transporte público, debéis considerar que algunas de las paradas de tren y bus no están precisamente en el centro de las ciudades que vais a visitar, es el caso de la estación de tren de Toledo, por ejemplo.

Esta es mi selección, pero hay muchas excursiones que podéis hacer muy cerca de Madrid, así que os animo a visitar la página de Turismo de la Comunidad de Madrid y crear vuestros propios planes.