España

Una mañana en Pastrana, Guadalajara

Pastrana es uno de esos pequeños pueblos castellanos de calles estrechas y empinadas, y casas de piedra. Aunque cuenta con varios lugares emblemáticos que visitar, lo más interesante es pasear por sus calles y conocer lo más típico de un pueblo castellano.

Calle típica de la localidad de Pastrana

Esta es una de las típicas calles de Pastrana, empinada y con casas bajas.

Si llegas en coche, es fácil encontrar un aparcamiento público, cerca de la Plaza del Moco (si se llama así) y junto al cementerio (puedes ver la localización en el mapa). Desde el aparcamiento puedes dirigirte al casco urbano de la localidad, que está muy, muy cerca.

Uno de los primeros lugares que encontrarás es la Fuente de los Cuatro Caños. En ella destacan cuatro mascarones en relieve, de los que salen los caños del agua. El significado de estas figuras no se conoce, aunque hay distintas teorías: algunas dicen que representan las estaciones del año, y otras que aluden a las edades del hombre.

Vista de la Fuente de los Cuatro Caños

La Fuente de los Cuatro Caños y sus cuatro mascarones, de los que no conocemos el significado.

Siguiendo el paseo por las calles, es fácil llegar hasta la Plaza del Ayuntamiento, donde además encontramos su Iglesia Colegiata. Pastrana forma parte de una serie de pueblos unidos por las “Huellas de Santa Teresa” y en la colegiata se han instalado varios paneles informativos sobre la santa y su relación con la localidad. Tiene además una importante colección de tapices que puedes conocer con una visita guiada.

Altar Mayor de la Iglesia Colegiata de Pastrana

Altar Mayor de la Iglesia Colegiata de Pastrana

Desde aquí, y siguiendo la Calle Mayor, se llega a la plaza más importante de Pastrana, la Plaza de la Hora, denominada así porque durante su encarcelamiento en el Palacio Ducal, la Princesa de Éboli tenía permitido salir una hora al día a un balcón que daba a esta plaza. Desde aquí, además, podrás disfrutar de una buena vista de los alrededores de la localidad.

Vista de la Plaza de la Hora y su cruz de piedra central

Esta era la vista de la que la Princesa de Éboli disfrutaba durante su encierro en el Palacio Ducal

Quizá el monumento más importante de Pastrana es el Palacio Ducal, de claro estilo renacentista. Hoy pertenece a la Universidad de Alcalá, ha sido restaurado y puede visitarse con un guía.

Vista de la fachada principal del Palacio Ducal de Pastrana

El Palacio Ducal, de estilo renacentista, es el monumento más destacado de Pastrana. Aquí se encuentra además la oficina de turismo.

Desde aquí es interesante dar un paseo por las calles, acercarse al Palacio Viejo o al Convento de San José, fundado por Santa Teresa de Jesús.

Más lejos del casco urbano se encuentra en convento del Carmen, otra de las fundaciones de Santa Teresa.

Además este año es Año Jubilar Teresiano. He de decir que mi interés por Santa Teresa es más cultural que religioso, pero si eres católico, Pastrana presenta en 2017 un aliciente más para ser visitada.

Consejos

  1. Si llegas en coche ten en cuenta que casi todo el viaje es por carreteras secundarias y que tendrás que atravesar varios pueblos, lo que hará que la marcha sea más lenta de lo normal y debas aumentar la precaución.
  2. Para visitar el Palacio Ducal, el Museo de Tapices y el Convento del Carmen hay que cotratar en la oficina de turismo, que se encuentra en el Palacio Ducal, una visita guiada. Cuesta 4 €, el palacio tiene una visita a las 12.30 y a las 16, y el Convento del Carmen sólo por la tarde. Si quieres hacer una visita sólo de mañana como hice yo, no vas a poder ver todos los monumentos que pagas con la entrada.
  3. El dulce típico de Pastrana son los borrachos. Son unos pastelillos muy, muy, muy jugosos y dulces, con bastante sabor a canela. Puedes comprarlos en cualquier pastelería.
  4. Mejor programar la visita en otoño o primavera, en Guadalajara y en pleno verano vas a pasar mucho calor.
Anuncios

Cuatro días en León

León es una ciudad perfecta para hacer una corta escapada. Además desde ella se pueden hacer interesantes excursiones que os encantarán.

Día 1. Visitar León

Puedes dedicar un día a visitar la ciudad de León, que es preciosa y está llena de vida. En cuanto a lo que no te debes perder:

Catedral

Fachada principal de la Catdral de León

La vista de la fachada de la catedral desde la plaza es impresionante

Es una de las más bellas catedrales de España, por mi parte os diré que es de esos lugares que realmente me han dejado impresionada. No podéis perdérosla.

Vidrieras en el interior de la Catedral de León

En el interior no podréis dejar de sorprenderos por las hermosas vidrieras de colores

Casa Botines

Este edifico es obra del conocido arquitecto modernista Antoni Gaudí y uno de los puntos de visita más destacados, además alberga un museo sobre el arquitecto y su época.

Casa Botines, León

La Casa Botines es una de las obras importantes de Antoni Gaudí fuera de Cataluña.

San Isidoro de León

Fachada principal de la Real Basílica de San Isidoro de León

Otro de los puntos destacados de la visita a León es San Isidoro.

La Real Basílica de San Isidoro de León es una hermosa iglesia que debéis visitar, pero lo realmente interesante es entrar en el panteón, una puerta a la izquierda de la fachada de la Basílica. Son visitas guiadas, pero los frescos del panteón son imprescindibles, y lo que cuentan en la visita es interesante y no se hace pesado. Lamentablemente dentro del panteón no pueden hacerse fotos.

Barrio Húmedo

Es el lugar típico para ir de tapas en León. Con cada bebida incluyen una tapa gratis a elegir, y dependiendo del sitio más o menos abundante o de calidad. Lo mejor es que si conoces alguien de la ciudad vayas con él para que te recomiende los mejores sitios.

Plaza del Grano

Iglesia de Santa María del Camino y Plaza del Grano

La Plaza de Santa María del Camino es más conocida como Plaza del Grano

Es una pequeña plaza pero con mucho carácter, que os transportará a otros tiempos ya que no ha perdido su aspecto medieval.

Día 2. Astorga

En mi opinión a Astorga puede dedicársele medio día y aprovechar la tarde bien para ver lo que quede de León, bien para hacer otra excursión corta.

Lo más destacado es el Palacio Episcopal, obra también de Gaudí, y la Catedral.

Fachada del Palacio Episcopal de Astorga

Otra obra de Gaudí en León es el Palacio Episcopal de Astorga, principal punto turístico junto a la Catedral

Existe un pequeño museo romano que además ofrece una visita guiada por los restos romanos de la ciudad, en ella entraréis en termas y otros restos que sólo pueden verse con la visita. De todas formas la visita es un poco larga y a no ser que seáis verdaderos aficionados a la historia quizá os quite demasiado tiempo. Es necesario además reservar previamente.

Día 3. Las Médulas

Este paraje natural es una de las excursiones que más he disfrutado en este viaje. Eso sí se trata de andar por la naturaleza y os vais a dar una pequeña paliza si no estáis acostumbrados.

Ruta por Las Médulas

Uno de los caminos que recorren Las Médula y su típico paisaje.

Hay varias rutas senderistas que se pueden realizar, pero para los visitantes ocasionales lo normal es salir del Centro de Recepción de Visitantes y visitar dos cuevas de bastante fácil acceso: La Cuevona y la Encantada. Después es imprescindible visitar también el Mirador de Orellán, que tiene una de las más hermosas vistas de este lugar.

Vista de Las Médulas desde el Mirador de Orellán

Las vistas desde el Mirador de Orellán son increibles

Para llegar al mirador de  Orellán tenéis dos opciones. Una es, antes o después de visitar las cuevas, coger el coche y llegar hasta el mirador; o bien, a mitad del sendero largo que lleva hasta las cuevas coger un sendero, digamos que bastante escarpado, que lleva hasta el mirador. Yo hice esta segunda opción, es mucho más bonito e interesante pero hay mucha cuesta y si no estáis acostumbrado a andar o vais con personas mayores o niños os va a costar llegar.

Una vez en el mirador no te pierdas la entrada a la Galería de Orellán.

Día 4. Ruta de los Monasterios

Para hacer esta ruta de tres monasterios que están a muy poca distancia de León puede contratarse una visita guiada que es bastante interesante. También puedes contratar la visita guiada en cada monasterio según te interese o no, podéis hacer la visita de uno y ver por libre los otros dos, o como mejor os organiceis.

En mi caso visité con la guía dos de los monasterios ya que cuando llegué por mi cuenta al Monasterio de Santa María la Real de Gradefes no estaba aún la guía, que es quien además vende las entradas, y cuando llegó ya habían estado en el primero de ellos.

Claustro de Santa María la Real de Gradefes

El claustro de Santa María la Real de Gradefes es modesto pero muy hermoso

En el Monasterio de Gradefes todavía vive una comunidad de monjas, y los horarios son bastante restringidos. Como anécdota, cuando llegué aunque era hora de visita, la guía se había retrasado un poco y nos abrió una hermana, que dijo estar muy ocupada y que diéramos una vuelta y viéramos lo que pudiéramos porque no tenía tiempo. La guía llegó enseguida, eso sí. El monasterio es muy bonito, pero puede que no veas todo sin la guía.

Vista de San Miguel de Escalada

Del antiguo monasterio de San Miguel de Escalada sólo quedan las iglesias

Después de Santa María visitamos San Miguel de Escalada, monasterio que no está en activo y puede visitarse libremente, pagando una mínima entrada.

Consejos

  • Lleva ropa de abrigo, por la noche incluso en agosto baja mucho la temperatura.
  • En el aparcamiento del centro de visitantes de Las Médulas puede que no encontréis sitio, un poco más abajo puede aparcarse en el cementerio.
  • En el centro de visitantes de Las Médulas os proporcionan toda la información necesaria sobre los senderos, etc., merece la pena esperar la cola.
  • Para la visita a Las Médulas recuerda llevar calzado adecuado para el senderismo y agua.
  • En el Barrio Húmedo todos los bares están hasta los topes, olvidaos de sentaros.
  • Si queréis cenar en el Barrio Humedo, además de la tapa que va con la consumición podéis pedir alguna ración en cualquier bar.
  • Otro punto de visita interesante es el Parador, antiguo monasterio, podéis entrar a la iglesia y el claustro, o alojaros en él.
  • Si os interesa el arte contemporáneo no olvidéis pasar por el MUSAC.

 

 

 

 

Una visita a los jadines de Aranjuez

He de reconocer que me gusta visitar jardines. Me gusta la clara musicalidad de su silencio. Pasear por un jardín vacío, especialmente en verano, tiene el encanto de ese silencio repleto de pequeños sonidos, pájaros moviéndose entre los árboles, el rumor de las fuentes, el viento soplando leve entre las hojas…

Arboleda en el Jardín del Príncipe en Aranjuez

Los ardines, como en este caso los de Aranjuez, invitan a perderse por sus caminos de tierra, y descubrir sus variaciones de luz y sus múltiples olores y sonidos.

Aranjuez es un lugar ideal para pasear, ya que todos sus jardines son de libre acceso y además están declarados Patrimonio de la Humanidad junto con el resto del paisaje cultural de la localidad. Aunque es una pena no poder ver en funcionamiento sus monumentales fuentes.

Fuente de Apolo

Una de las fuentes más monumentales de los jadines es la Fuente de Apolo.

Fuente del Espinario en Aranjuez

Pero quizá la más conocida es la fuente del Espinario o Niño de la Espina.

Los jardines de Aranjuez se dividen en cuatro:

  • Jardín del Príncipe.
  • Jardín de la Isla.
  • Jardín del Parterre.
  • Jardín de Isabel II.

En el siguiente mapa puedes ver cómo están situados:

El palacio es también interesante para visitar, aunque desde mi punto de vista lo que más se disfruta  es el paseo por los jardines.

Consejos

  • Aranjuez está a sólo media hora en coche de Madrid, puede hacerse incluso una visita corta de medio día.
  • Es ideal también para acercarse a comer o cenar, sobre todo en verano.
  • Los productos típicos de Aranjuez son los espárragos y las fresas o fresones.
  • El palacio incluye la visita al museo de faluas reales, embarcaciones que usaba la realeza para navegar por el río Tajo.
  • Puedes comprar una entrada combinada para visitar también la Casa del Labrador.

Más información sobre Aranjuez.

 

Nuevo Baztán, los restos de un sueño

Nuevo Baztán es una pequeña localidad a 50 km de Madrid fundada a principios del siglo XVIII por Juan de Goyeneche, que tuvo la idea de crear una ciudad industrial en la que fabricar artículos de lujo: telas, cristal, jabones, etc. Para ello, contó con el arquitecto José de Churriguera, y trajo a diferentes artesanos desde diversos países de Europa, los mejores en su especialidad.

Aunque tuvo su momento de esplendor, la ciudad no llegó a conseguir la importancia con que Goyeneche soñaba, sus fábricas fueron cerrando y tras su muerte, poco a poco, el lugar quedó prácticamente abandonado y todas sus industrias desaparecieron definitivamente.

Ese abandono del lugar se extendió durante siglos, y hoy sólo quedan algunos restos de lo que fue. Principalmente el palacio y la iglesia.

Palacio de Goyeneche en Nuevo Baztán

El palacio se encuentra prácticamente abandonado y sólo se ha rehabilitado una pequeña parte.

Del palacio poco se puede visitar, a la espera de que algún día sea totalmente rehabilitado, y la verdad que es una pena ver el abandono de este magnífico edificio, que a pesar de estar declarado Bien de Interés Cultural, nunca se termina de restaurar. Con la visita guiada entrarás al patio y verás la plaza de Fiestas.

Plaza de Fiestas de Nuevo Baztán

En la Plaza de Fiestas se realizaban eventos diversos, hoy en día se está recuperando para cine de verano, conciertos, etc.

Para el público en general está abierta una pequeña sala de exposiciones. Durante mi visita había una exposición sobre escenografía teatral.

La iglesia cuenta con un bonito retablo, también de Churriguera, pero también se encuentra en claro abandono. Sólo se ha restaurado, hace poco, la cúpula. Con la visita bajarás también hasta la cripta.

En resumen, un curioso paseo llegando desde Madrid o Alcalá de Henares, para pasar una mañana.

Consejos

  • La Plaza de Fiesta, el patio del palacio y la iglesia sólo son visitables con la visita guiada.
  • La visita guiada sale del Centro de Interpretación. Lo primero es un audiovisual, para mi gusto un poco largo, y además luego la guía repite casi todo lo importante. En mi grupo se ha ido uniendo gente durante toda la duración de la visita, así que si quieres puedes ahorrarte este paso. Además la visita es gratuita.
  • La localidad sólo da para el tiempo de la visita guiada y, si quieres, comer o tomar un aperitivo en el pueblo. Cerca tienes otros lugares para visitar como Alcalá de Henares o Loeches.
  • Puedes tomarte un aperitivo o comer en La Casa Vieja del Abuelo, justo al lado del palacio. Aquí puedes probar un cocido madrileño hecho de forma tradicional en puchero de barro.

Ciudad romana de Complutum y Casa de Hippolytus en Alcalá de Henares

Hoy voy a hacer una breve reseña para dos visitas interesantes para aquellos a quienes les gusta la historia, concretamente la época romana. Se trata de los yacimientos romanos de Complutum y la Casa de Hippolytus en Alcalá de Henares.

El Yacimiento de Complutum muestra el origen romano de Alcalá de Henares, incluyendo el foro de la antigua ciudad.

Vista del yacimiento romano de Complutum

Restos de la ciudad romana de Complutum (Alcalá de Henares)

Actualmente en este yacimiento continúan los trabajos de excavación, por lo que parte del recinto no es visitable todavía.

La Casa de Hippolytus se encuentra en un recinto separado, a unos 10 minutos andando del yacimiento de Complutum, y resulta muy interesante para ver. Este edifcio fue en su época un colegio para jóvenes, y su nombre se debe al artista que creó los mosaicos de los que aún quedan restos.

Consejos

  • Si decides hacer esta visita déjate aconsejar por el encargado de la taquilla del yacimiento, te explicará todo y te dirá como debes ir hasta la Casa de Hippolytus.
  • Justo en la puerta del yacimiento tienes un aparcamiento donde puedes dejar el coche.
  • Aunque Alcalá de Henares no es muy grande estos puntos están un poco alejados del centro, puedes coger un autobús o ir en tu propio coche. Si vas en tren desde Madrid este lugar queda alejado de la estación, mejor tomar un autobús.

Visitas típicas desde Madrid

Si has decidido pasar unos días en Madrid, es muy probable que en algún momento decidas vistar alguno de los puntos turísticos que se encuentran cerca y olvidarte un poco del bullicio de la gran ciudad.  Desde mi punto de vista hay 4 ciudades muy cerca de Madrid, las cuales forman parte de la red de Ciudades Patrimonio de la Humanidad de España, y que son imprescindibles para el turista: Alcalá de Henares, Ávila, Segovia y Toledo. Podéis conocerlas en la siguiente infografía:

Infografía con información sobre Alcalá de Henares, Ávila, Segovia y Toledo.

Debéis tener en cuenta que el tiempo de los viajes es aproximado y dependerá de la hora, el tráfico, las paradas que realice el transporte, etc. Además, dependiendo dónde se encuentre vuestro alojamiento, el tiempo que se tarda en llegar a la estación de tren o autobús también debéis considerarlo. Consultad bien los horarios cuando organiceis vuestro viaje.

Así mismo, si decidís usar el transporte público, debéis considerar que algunas de las paradas de tren y bus no están precisamente en el centro de las ciudades que vais a visitar, es el caso de la estación de tren de Toledo, por ejemplo.

Esta es mi selección, pero hay muchas excursiones que podéis hacer muy cerca de Madrid, así que os animo a visitar la página de Turismo de la Comunidad de Madrid y crear vuestros propios planes.

 

Museo Sorolla en Madrid

Uno de mis museos preferidos en Madrid es el Museo Sorolla, instalado en la casa dónde vivió Joaquín Sorolla, con su mujer y sus hijos. Si os gusta este artista, esta visita es imprescindible, ya que aquí se encuentran algunas de sus obras más conocidas.Pero además merece la pena conocer la hermosa casa que el artista construyó y su precioso jardín.

En este caso una imagen vale más que mil palabras, así que os dejo una pequeña galería del museo.

Además también podéis entrar en la visita virtual que ofrece el propio museo.

Por cierto, las taquillas están al final del jardín, pero para entrar en el museo debéis volver al sitio por donde habéis entrado y pasar por la puerta principal.

Visitar Valladolid en un día

Valladolid es una ciudad relativamente pequeña pero con bastante actividad cultural y bastantes puntos de interés turísticos que puedes visitar en un día fácilmente. Además, en AVE desde Madrid sólo tardarás una hora en llegar, lo que la convierta en una buena opción para pasar un día. Además la estación está muy cerca del centro, con lo que podrás empezar tu visita nada más bajar del tren.

Desde la estación de tren el primer punto destacable  es la Plaza de Colón y prácticamente al lado el jardín más importante de la ciudad, Campo Grande, por el que podrás dar un bonito paseo y acercarte a contemplar sus hermosos pavos reales.

Saliendo de Campo Grande encuentras el impresionante edificio de la Academia de Caballería junto a la Plaza de Zorrilla, una de las más importantes de la localidad.

Edificio de la Academia de Caballeróa

La Academia de Caballería alberga en su interior un museo militar.

Desde aquí puedes dirigirte siguiendo la calle de Santiago hasta la Plaza Mayor. Esta calle es una de las más comerciales de Valladolid, y antes de llegar a la Plaza Mayor puedes pararte en el Centro Comercial Las Francesas, que se ha construido aprovechando el claustro de una antiguo convento, que hoy todavía puedes visitar, y cuyo suelo estás decorado con tabas (huesos de animales).

La Plaza Mayor de Valladolid es una elegante  construcción y una de las plazas más grandes de España. Destacan en ella el ayuntamiento y la estatua del Conde Ansúrez.

Plaza Mayor de Valladolid con el ayuntamiento al fondo

La Plaza Mayor es el principal centro de paso, y su edificio principal es el ayuntamiento.

Una vez aquí puedes dirigirte hasta la Plaza de San Pablo, dónde puedes visitar uno de los más interesantes edificios de la ciudad, la Iglesia de San Pablo, con su magnífica fachada.

Plaza de San Pablo e iglesia de San Pablo en Valladolid

La iglesia de San Pablo de estilo gótico destaca por su fachada, y en su interior se encuentra enterrado el duque de Lerma.

También aquí se encuentran el Palacio Real y el Palacio de Pimentel, y justo detrás de la iglesia el Museo Nacional de Escultura, en su sede central del Colegio de San Gregorio, aunque parte de su colección se encuentra también en los cercanos Palacio de Villena y Casa del Sol. Para mí visitar el Museo Nacional de Escultura es una cita imprescindible si vas a Valladolid, no sólo por las obras que contiene este museo, si no también por cómo están expuestas creando espacios muy interesantes.

Ahora volviendo hacia la zona del ayuntamiento es imprescindible visitar el Pasaje Gutierrez, una galería comercial cubierta, construida a finales del siglo XIX, y que destaca por su estilo modernista. Desde aquí puedes llegar hasta la Catedral y enfrente visitar el edificio de la Universidad. Tras esto puedes dirigirte a la parte trasera de la Catedral para visitar Santa María de la Antigua, y muy cerca de aquí la Iglesia de San Benito y la Iglesia de las Angustias, enfrente del Teatro Calderón.

Consejos

  • Si visitas Valladolid entre semana y fuera de la temporada turística encontrarás una ciudad muy tranquila e incluso puede que consigas visitar el Museo Nacional de Escultura prácticamente tu sólo.
  • La visita al Museo Nacional de Escultura te llevará unas dos horas, de martes a sábado está abierto de 10 a 14 y de 16 a 19:30. Puedes dejar esta visita para la tarde sobre todo si vas en invierno, cuando anochece más pronto, y aprovechar las horas de luz para otras visitas.
  • Para visitar el campanario de la Catedral tienes que hacerlo con la visita guiada que dura unos 45 minutos y cuesta 5 euros.
Patio del Museo Arqueológico Nacional dedicado a Roma

Visitar el Museo Arqueológico en Madrid

Lo primero que tengo que decir sobre el Museo Arqueológico Nacional, es que si lo visitasteis antes de su remodelación deberíais  ir pensando en volver. El museo ha dado un cambio total, pasando de un museo antiguo y no muy cuidado a convertirse en un museo moderno, interesante, y muy bien montado. De esta manera desde que pasas por la puerta se convierte en un túnel del tiempo que recorre desde la Prehistoria hasta la Edad Moderna, organizado todo de manera que se han creado ambientes diferentes para cada una de las épocas históricas, ayudando a contextualizar el contenido.  Todo esto con interesantes paneles informativos y audiovisuales muy bien realizados.

Sala del Mundo Medieval

Los ambientes cambian según vamos cambiando de época, así el medievo se sume en la oscuridad

Entrar en el museo significa desde el primer momento sumergirte en la historia, y lo primero que te encuentras son dos grandes paredes, con un gran montaje Audiovisual donde se refleja de forma cronológica toda nuestra historia, y desde aquí pasamos a contemplar un gran mapa de laPenínsula Ibérica donde se reflejan todas las civilizaciones que han pasado por nuestra tierra.

Menhires en la sala de la prehistoria. MAN

Todas las piezas están contextualizadas y muy bien explicadas.

Desde aquí el visitante recorre desde la prehistoria hasta la Edad Moderna, de una manera muy fluida y con una excelente presentación de las piezas.

Entre las obras que no te puedes perder: la Dama de Elche, el Bote de Zamora, la Dama de Baza… Pero sobre todos disfruta del recorrido y aprovecha para dar un repaso a tus conocimientos de historia.

Dama de Elche. Museo Arqueológico Nacional.

Quizá la obra más representativa del museo es la Dama de Elche.

Consejos

  • Tómate tu tiempo, es un museo enorme y merece la pena verlo con tranquilidad. La visita puede durar unas tres horas.
  • En día de fiesta, si no vas pronto, puedes encontrar cola en la entrada.
  • Es ideal para visitar con niños, ya que es educativo y entretenido a la vez.
  • Ten cuidado con perderte, la única pega del museo es la poca señalización del recorrido. Puede que te dejes algo en el tintero sin darte cuenta. Sobre todo recuerda visitar las secciones de Egipto y Grecia, en la segunda planta.
  • Las secciones de Roma y Edad Media son de lo mejor del museo. No te las pierdas.

Museo Nacional del Romanticismo, un viaje en el tiempo.

El Museo Nacional del Romanticismo es una buena idea si te gusta la historia, en concreto es ideal si quieres conocer cómo era la vida durante el siglo XIX en España.

Centrado principalmente en el reinado de Isabel II, está instalado en un antiguo palacete, y cada una de sus salas está preparada para explicar un aspecto diferente de la vida de esta época.

Entre lo más interesante el salón de baile o la habitación de la mujeres, denominada Boudoir. Podrás ver carnets de baile de la época, juguetes, el famoso cuadro “Sátira del suicidio romántico” de Leandro Alenza, pistolas de duelo o un retrete que se instaló Fernando VII en el Museo del Prado para cuando visitara las obras de dicho museo. Son muy interesantes también los ejemplos de litofanías, placas translucidas que creaban imágenes al iluminarse.

Y no olvides dedicar un momento, al final de la visita, para ver una bonita instalación audiovisual que representa la vida en una casa de la época.

Salón de Baile, Museo Nacional del Romanticismo.

Así debía ser un salón de baile del siglo XIX.

Consejos

  • El museo está en pleno centro, muy cerca de Tribunal, no es necesario coger el coche.
  • Es una gran idea visitarlo en verano y disfrutar después de su terraza.
  • Una visita guiada hará aún más interesante el recorrido.
  • Síguelos en redes sociales, son muy activos y te enterarás de muchas de sus actividades complementearias. @MRomanticismo