Andalucía

Torre del Oro

Sevilla, la ciudad laberinto

Sevilla es una ciudad para perderse, para recorrer sus calles una y mil veces, perderte por ellas y de repente reencontrarte en una pequeña plaza que ya conocías, o salir de nuevo a la Avenida de la Constitución con la enorme catedral justo delante de ti y su incansable devenir de gente.

Paso procesional y gente mirándolo

Las calles de Sevilla te sorprenden, y en cualquier momento puedes encontrarte una procesión, aunque no sea Semana Santa.

El Barrio de Santa Cruz es uno de los más típicos de Sevilla, con sus estrechas calles blancas y sus bares de tapas.

Vista de la Plaza Elvira, jardín y fuente

 Entre sus lugares destacados, la Plaza Elvira.

En Sevilla hay que estar en la calle, es una ciudad muy viva y llena de luz, pero también hay que visitar sus impresionantes monumentos.

La Catedral

Gigantesca, parece dominar todo lo que se encuentra a su alredador, y vigilar desde lo alto de su hermosa torre, La Giralda, que presenta una hermosa vista para el visitante.

La Giralda al atardecer

Al atardecer la Giralda se tiñe de colores cálidos que la hacen aún más bella.

El interior merece la pena visitarse, incluso aunque tengamos que esperar una larga cola.

Copia del Giraldillo en la entrada principal de la Catedral

En la parte más alta de la Giralda se encuentra el Giraldillo, y en la puerta principal podemos contemplar de cerca una copia del mismo.

Por dentro es una inmensidad de columnas y espacios limpios que transmiten su grandiosidad a través de los siglos.

Tumba de Cristobal Colón, grupo escultórico con cuatro hombres que sujetan el ataúd

Desde 1899 la tumba de Cristóbal Colón se encuentra en el interior de la Catedral de Sevilla.

Es imprescindible subir a lo alto de la Giralda.

Sevilla desde la Giralda

La subida a la Giralda merece la pena por las magníficas vistas de la ciudad que nos ofrece. Como el Puente del Alamillo.

Y contemplar la torre desde la perspectiva del Patio de los Naranjos.

Vista de la Giralda desde el Patio de los Naranjos

Desde el Patio de los Naranjos conseguimos una magnífica vista de la Giralda. Este hermoso patio forma parte de la herencia de la antigua mezquita.

Los Reales Alcázares

Como en La Alhambra, esta construcción llena de fuentes y jardines, traslada hasta nuestros días la enorme belleza de la arquitectura árabe de antaño. Su delicadeza, elegancia y la paz que transmite, no puede borrarse ni por la enorme cantidad de visitantes que pasan por ellos todos los días.

Vista del Patio de las Doncellas

La influencia árabe es visible en todo el palacio y sus jardines.

El palacio comenzó a construirse en la Edad Media y al recorrerlo descubriremos diversos estilos arquitectónicos.

Detalle de decoración árabe

El palacio es uno de los palacios activos más antiguos de Europa, aún hoy sigue recibiendo a autoridades de todo el mundo en sus visitas oficiales.

La Torre del Oro

Junto al río como un vigía eterno, presenta una hermosa vista de un paseo lleno de palmeras que no puede perderse. Un lugar para disfrutar del fresco que sube de las aguas del Guadalquivir cuando los termómetros empiezan a subir.

Torre del Oro

Inicialmente con una función defensiva, actualmente es el museo naval.

La Maestranza

Encontrarse con la Maestranza es descubrir una plaza de toros un tanto atípica, blanquísima, mirando al río.

Plaza de toros de la Maestranza

La Maestranza es una plaza que adapta su estilo a la ciudad en que se encuentra, pintada de blanco y amarillo.

Triana

Pasear por uno de los barrios con más tradición de Sevilla te lleva hasta su propia esencia.

Virgen de la Esperanza de Triana

Triana es un lugar en el que puedes acercarte a visitar una iglesia, y encontrarte de repente con un “besamanos” a una de las vírgenes más veneradas de Sevilla, La Esperanza de Triana.

Iglesia de San Salvador

La iglesia más grande de toda Sevilla después de la Catedral, se encuentra en una animada plaza llena de terrazas.

Altar mayor de la iglesia de San Salvador

El interior la iglesia es un derroche de dorados e imágenes religiosas.

Casa de Pilatos

Una hermosa mezcla de estilos, de todas las vidas que han pasado por una casa, que aún hoy en día sigue teniendo parte ocupada por la misma familia a la que ha pertenecido durante siglos.

Patio de la Casa de Pilatos

Obras de arte traídas por los primeros propietarios, desde lugares lejanos, se mantienen hoy en la casa.

Parque María Luisa y Plaza de España

El Parque María Luisa es el lugar perfecto para perderse en las horas de calor, refrescarse a la sombra de sus árboles y rincones, o para ir a última hora de la noche y desprenderse de un pesado día de verano.

Monumento a Becquer

El Monumento a Becquer es uno de los lugares más conocidos del Parque María Luisa.

Sus hermosos paseos te llevan hasta una construcción mágica, que parece sacada de un mundo de fantasía, la Plaza de España, con su arquitectura semicircular, sus puentes de azulejos y su fuente central.

Vista de la Plaza de España

La Plaza de España fue construida como edificio principal de la Exposición Iberoamericana de 1929, hoy en uno de los símbolos de la ciudad.

Consejos

  • Si no aguantas bien el calor, mejor no pienses en visitar Sevilla en pleno verano, yo he estado en mayo y hacía 37 grados. Esto tampoco es lo normal, pero te da una idea de hasta cuanto puede subir el termómetro en pleno agosto.
  • Los Reales Alcázares tienen colas de espera de varias horas, mejor saca las entradas por internet.
  • Para entrar a la catedral también es posible que tengas que esperar, saca las entradas con antelación o llega a primera hora, una media hora antes de que abran puede estar bien.
  • Si te gustan las compras, disfrutarás de pasear por la calle Sierpes, dónde encontrarás desde comercios de toda la vida hasta las marcas más actuales.
  • A la hora de elegir hotel es bueno que esté en el centro pero asegúrate que tenga ventanas insonorizadas si quieres poder dormir. En mi caso elegí el hotel Puerta de Triana, está muy bien situado para el turismo, pero la relación calidad-precio no es nada buena, y las ventanas son poco adecuadas, ya que está en una calle con mucho movimiento y se hacía muy difícil conciliar el sueño.
  • A la hora de comer las tapas son lo más adecuado en Sevilla. En el barrio de Santa Cruz encontrarás mil sitios y de prácticamente todos saldrás contento. Por mi parte te recomiendo 2 sitios:
    • Bar las Teresas, en el barrio de Santa Cruz. Tienen unas tapas muy buenas y de buen tamaño, a unos precios bastante asequibles.
    • Bar España (restaurante Oriza). Es un poco caro para comer de tapas, el restaurante no lo he probado, pero la verdad es que todo está muy bueno. Si te decides a tomar algo aquí te recomiendo los chipirones a la plancha y los huevos Mollet sobre salmorejo.
  • Si tienes tiempo y no estás cansado, Sevilla es una ciudad de gran animación nocturna. El Barrio de Santa Cruz o Triana pueden ser buenas opciones, o la zona del Puente de Triana, junto al río, que tiene mucha animación.
Anuncios
La Alhambra desde el mirador de San Nicolás

Granada en 4 días

Granada, la ciudad de la Alhambra, uno de los monumentos más emblemáticos de España. Pero Granada no es sólo este gigantesco palacio nazarí y sus jardines, es también su ambiente, sus bares, sus paseos, sus barrios típicos, sus monasterios e iglesias de barroco deslumbrante. Es una visita imprescindible para cualquiera que desee conocer España.

Para conocer esta espléndida ciudad debes planificarte teniendo en cuenta que sólo la visita de la Alhambra te llevará una mañana completa. Recorrer todo el recinto con tranquilidad y disfrutándolo totalmente lleva su tiempo. Después, puedes dividir tu visita por distintas zonas y crear tus propios recorridos por la ciudad, de manera que puedas disfrutar no sólo de los monumentos si no también del agradable paseo por sus calles.

La Alhambra

La Alhambra es el monumento más visitado de España desde 2011, y uno de los más hermosos. Situada en un entorno inigualable, es un maravilloso ejemplo de la elegancia y delicadeza del arte árabe. Sus palacios y jardines, hacen al visitante introducirse en un mundo mágico, lleno de delicadeza. El olor de las flores y plantas, el sonido de las fuentes y la sencillez y belleza de su magnífica decoración, convierten a este lugar en un mundo de ensueño y fantasía.

Mapa de la Alhambra

Si has comprado las entradas con antelación y ya tienes los tickets definitivos no es necesario que subas hasta la entrada principal, a no ser que sean entradas para colectivos especiales (como estudiantes) ya que en ese caso tendrás que  pasar por taquilla y mostrar el carné correspondiente. Si quieres visitar primero los Palacios Nazaríes, que tienen una hora determinada en tu entrada, la puerta de la Justicia es el lugar ideal para iniciar tu visita, ver lo primero los palacios a la hora que tengas asignada, y luego visitar el resto es una buena opción, aunque para esto necesitarás entrar a los palacios a primera hora de la mañana o de la tarde.

Toda las Alambra es digna de visita y una auténtica maravilla, sin embargo es en los palacios es dónde se encuentra quizá el lugar más conocido, y desde luego uno de los más impresionantes: el Patio de los Leones, que recibe su nombre de la fuente de mármol blanco que puede contemplarse en este hermoso patio rodeado de arcos y ricamente decorado.

Otros lugares indispensables de la Alhambra son el Palacio de Carlos V, actual museo de Bellas Artes, los Jardines del Partal y el Generalife.

Barrio del Albaicín

Uno de los barrios más populares y con mayor sabor popular es el Albaicín, además de estar reconocido como Patrimonio de la Humanidad. Lo mejor que puedes hacer es subir desde el Paseo de los Tristes, y continuar por la cuesta de Chapiz, siguiendo un recorriendo turístico que rodea todo el Albaicín y te dará una clara imagen de sus calles estrechas y empinadas, y de su sabor popular. No olvides tomar algo en cualquiera de los bares y terrazas, y sobre todo contemplar la grandiosa figura de La Alhambra desde sus miradores. El más conocido es el de San Nicolás. Además, si te gusta el flamenco, puede ser un buen lugar para asistir a un espectáculo.

La Alhambra desde el Albaicín
La Alhambra desde el Albaicín

Sacromonte

Aún más arriba, siguiendo al barrio del Albaicín, encontramos otro de los barrios más conocidos de Granada, el Sacromonte. Durante años, este barrio ha tenido cierta mala fama, y todavía hoy habrá quien te recomiende no visitarlo de noche o sólo. Tengo que decir que subí de día y en un autobús, pero no me sentí insegura en ningún momento y es una visita imprescindible. Además, si, de nuevo, quieres disfrutar del flamenco y te gusta lo auténtico, aquí encontrarás los mejores locales, en las famosas cuevas.

Casas típicas en el barrio de Sacromonte
Casas típicas en el barrio de Sacromonte

Una visita interesante, es la Abadía del Sacromonte, que se puede conocer acompañado de un guía, y que en su momento fue lugar de peregrinación. Además en Semana Santa podrás ver la procesión del Cristo de los Gitanos, que hace un recorrido en la oscuridad, subiendo hasta la abadía por un camino iluminado por cientos de  fogatas.

Catedral y Capilla Real

La catedral de Granada es un edificio gigantesco de planta gótica, alzado renacentista y ornamentación barroca y neoclásica. Pasearse por su interior da una sensación de inmensidad, y sorprende la blancura de sus pilares y cúpulas, y la perspectiva de su altar mayor.

Otra de las visitas imprescindibles es la Capilla Real, dónde descansan los restos de los Reyes Católico, de Juana “la Loca” y de Felipe “el Hermoso”, por lo tanto su interés histórico es inmenso, así como su importancia artística. Impresionan los inmensos sepulcros de los reyes y la estrecha bajada a la cripta para ver los ataúdes reales.

Basílica de San Juan de Dios y Monasterio de San Jerónimo

La Basílica de San Juan de Dios es un interesante monumento para visitar, una obra de las obras del Barroco más sorprendente que he podido ver. Cuando entras da la sensación que no queda ni un sólo espacio libre en la decoración, llena de dorados, figuras y hasta huesos de santos. Te recomiendo que no te la pierdas, aunque tanto este monumentos como el monasterio de San Jerónimo están un poco más separados del centro.

El Monasterio de San Jerónimo es un edificio renacentista, que ha pasado por diferentes órdenes religiosas y también ha sido usado como edificio civil. Actualmente es convento de clausura, pero buena parte del edificio es visitable, eso sí para subir al coro y ver ciertas dependencias tendrás que hacerlo acompañado de un guía. Además, en la entrada, puedes comprar dulces típicos que elaboran las religiosas.

La Cartuja

Un tanto separada de la ciudad, cerca de la facultad de educación de la ciudad, se encuentra el Monasterio de la Cartuja. Es una visita corta pero que merece la pena. De nuevo nos encontramos con una iglesia barroca, de decoración impresionante, y un monasterio austero pero hermoso.

Más para ver en Granada

Todos estos monumentos y lugares, son visitas que debes hacer, pero pasear por Granada es algo que no puedes perderte. Asegúrate de recorrer la Carrera del Darro, una de las zonas más transitadas de la ciudad, llegando hasta el Paseo de los Tristes, desde dónde tendrás una hermosa vista de La Alhambra y podrás subir al Albaicín. Asegúrate de ir de tapas por las calles Elvira y Navas, dónde con cualquier bebida te pondrán una rica tapa para comer, y llega hasta la puerta Elvira, otro de los restos de la presencia árabe en la ciudad. Y no te olvides de disfrutar de la noche en una ciudad con un gran ambiente.

Consejos

  • Para visitar el Sacromente y la Cartuja, necesitarás coger un autobús. Para el Sacromente viene bien el 35 que sale de Gran Vía, te recomiendo que lo cojas en la primera parada, en las siguientes a veces va tan lleno que no para. Para la Cartuja el 8 te deja casi en la puerta, aunque si has llevado tu propio coche aquí puedes ir en él.
  • Los autobuses tardan mucho de uno a otro, sobre todo en fiesta y fin de semana, tenlo en cuenta para organizarte.
  • Existe una tarjeta turística para visitar los distintos monumentos, puede ser una buena idea adquirirla.
  • En general hemos comido bastante bien en todas partes, siempre de tapas, aunque debes pedir algo aparte de la tapa gratis que te sirven, claro. Sólo en el Albaicín, en un bar que se llama Rincón de Aurora, en la plaza de San Miguel Bajo, no salimos nada contentos. Además de la baja calidad de lo que comimos, los camareros eran lentísimos, y con detalles tan feos como los de servir mucho más rápido y antes a ciertos conocidos que llegaron después, mientras nosotros llevábamos ya una media hora esperando. Sobre todo, no pidáis las croquetas.
  • Para compensar comimos muy bien en el Sacromonte, en un pequeño restaurante que se llama Casa Juanillo.
  • Si vas con niños puedes acercarte a visitar el Parque de las Ciencias, aunque está situado a las afueras puede ser interesante para ver en familia.
  • La Basílica de San Juan de Dios es muy interesante, pero si llegas a primera hora de la tarde (abren a las 4), ten un poco de paciencia, terminarán abriendo, seguro.