Castilla-La Mancha

Una mañana en Pastrana, Guadalajara

Pastrana es uno de esos pequeños pueblos castellanos de calles estrechas y empinadas, y casas de piedra. Aunque cuenta con varios lugares emblemáticos que visitar, lo más interesante es pasear por sus calles y conocer lo más típico de un pueblo castellano.

Calle típica de la localidad de Pastrana

Esta es una de las típicas calles de Pastrana, empinada y con casas bajas.

Si llegas en coche, es fácil encontrar un aparcamiento público, cerca de la Plaza del Moco (si se llama así) y junto al cementerio (puedes ver la localización en el mapa). Desde el aparcamiento puedes dirigirte al casco urbano de la localidad, que está muy, muy cerca.

Uno de los primeros lugares que encontrarás es la Fuente de los Cuatro Caños. En ella destacan cuatro mascarones en relieve, de los que salen los caños del agua. El significado de estas figuras no se conoce, aunque hay distintas teorías: algunas dicen que representan las estaciones del año, y otras que aluden a las edades del hombre.

Vista de la Fuente de los Cuatro Caños

La Fuente de los Cuatro Caños y sus cuatro mascarones, de los que no conocemos el significado.

Siguiendo el paseo por las calles, es fácil llegar hasta la Plaza del Ayuntamiento, donde además encontramos su Iglesia Colegiata. Pastrana forma parte de una serie de pueblos unidos por las “Huellas de Santa Teresa” y en la colegiata se han instalado varios paneles informativos sobre la santa y su relación con la localidad. Tiene además una importante colección de tapices que puedes conocer con una visita guiada.

Altar Mayor de la Iglesia Colegiata de Pastrana

Altar Mayor de la Iglesia Colegiata de Pastrana

Desde aquí, y siguiendo la Calle Mayor, se llega a la plaza más importante de Pastrana, la Plaza de la Hora, denominada así porque durante su encarcelamiento en el Palacio Ducal, la Princesa de Éboli tenía permitido salir una hora al día a un balcón que daba a esta plaza. Desde aquí, además, podrás disfrutar de una buena vista de los alrededores de la localidad.

Vista de la Plaza de la Hora y su cruz de piedra central

Esta era la vista de la que la Princesa de Éboli disfrutaba durante su encierro en el Palacio Ducal

Quizá el monumento más importante de Pastrana es el Palacio Ducal, de claro estilo renacentista. Hoy pertenece a la Universidad de Alcalá, ha sido restaurado y puede visitarse con un guía.

Vista de la fachada principal del Palacio Ducal de Pastrana

El Palacio Ducal, de estilo renacentista, es el monumento más destacado de Pastrana. Aquí se encuentra además la oficina de turismo.

Desde aquí es interesante dar un paseo por las calles, acercarse al Palacio Viejo o al Convento de San José, fundado por Santa Teresa de Jesús.

Más lejos del casco urbano se encuentra en convento del Carmen, otra de las fundaciones de Santa Teresa.

Además este año es Año Jubilar Teresiano. He de decir que mi interés por Santa Teresa es más cultural que religioso, pero si eres católico, Pastrana presenta en 2017 un aliciente más para ser visitada.

Consejos

  1. Si llegas en coche ten en cuenta que casi todo el viaje es por carreteras secundarias y que tendrás que atravesar varios pueblos, lo que hará que la marcha sea más lenta de lo normal y debas aumentar la precaución.
  2. Para visitar el Palacio Ducal, el Museo de Tapices y el Convento del Carmen hay que cotratar en la oficina de turismo, que se encuentra en el Palacio Ducal, una visita guiada. Cuesta 4 €, el palacio tiene una visita a las 12.30 y a las 16, y el Convento del Carmen sólo por la tarde. Si quieres hacer una visita sólo de mañana como hice yo, no vas a poder ver todos los monumentos que pagas con la entrada.
  3. El dulce típico de Pastrana son los borrachos. Son unos pastelillos muy, muy, muy jugosos y dulces, con bastante sabor a canela. Puedes comprarlos en cualquier pastelería.
  4. Mejor programar la visita en otoño o primavera, en Guadalajara y en pleno verano vas a pasar mucho calor.
Anuncios
Sepulcro del Doncel

Sigüenza, la ciudad del doncel

Sigüenza es una hermosa y pequeña ciudad situada en Guadalajara, a solo hora y media de Madrid en coche. Sus calles estrechas y empinadas, su catedral y su castillo, hoy convertido en parador, hacen de ella un lugar ideal para pasar el día.

Catedral

La catedral de Sigüenza cuenta, entre otros atractivos, con una de las obras escultóricas más conocidas y hermosas de nuestro arte. Se trata del doncel de Sigüenza, la tumba de un hombre joven que supone un cambio en la forma de representar la muerte en la Edad Media, ya que normalmente se representaba a los fallecidos en posición yacente, rígidos, mientras que el doncel aparece recostado, leyendo un pequeño libre, es decir, vivo.

Vista lateral del Doncel de Sigüenza
El Sepulcro Doncel es una de las obras más importantes del gótico tardío.

Para entrar en la capilla donde se encuentra el doncel, tendrás que esperar a la visita guiada, que además te dará acceso a la sala de la cabezas, dónde encontrarás una hermosa Anunciación de El Greco, y al claustro. Cuesta 4 €, pero irte de Sigüenza sin entrar en la capilla no tiene perdón.

Por lo demás la catedral está construida en diversos estilos, desde el románico al plateresco y es una construcción muy interesante para visitar.

La ciudad y el castillo

Tras la catedral uno de los principales atractivos de Sigüenza es su castillo, actualmente convertido en parador de turismo. Puede visitarse su patio de armas y desde él encontrarás unas buenas vistas para tus fotos.

Vista de las almenas y parte de la entrada al castillo
El castillo medieval hoy se ha convertido en parador de turismo.

Tras esto, puedes recorrer sus estrechas y empinadas calles, y visitar algunas de sus iglesias, así como la casa del doncel.

Consejos

  • Es necesario hacer la visita guiada a la catedral para entrar en la capilla del doncel y la sala de las cabezas, son 4 € pero no debes perdértela.
  • Sigüenza se ve en unas cuantas horas bien, es ideal para una excursión de un día desde Guadalajara o Madrid, y puedes combinarla con la visita a otras localidades cercanas.
  • Existe una visita guiada a toda la ciudad que te permitirá entrar en la casa del doncel y otros lugares, puedes contratarla en la oficina de turismo.
  • A partir de marzo algunos de los monumentos cerrados en invierno comienzan a abrir sus puertas a los visitantes.
  • Para comer encontrarás múltiples restaurantes y bares. Nosotros entramos frente a la catedral a un local de tapas llamado Atrio. No estuvo mal pero las raciones eran muy pequeñas para el precio (y yo soy de poco comer).
  • Si vas en invierno ve preparado para pasar frío.