Normandia

Vista del Mont Saint Michel

Le Mont Saint Michel

De todos los lugares que he visitado durante mi estancia en Francia, creo que el Mont Saint Michel es quizá el más impresionante. La diferencia con cualquiera de las demás visitas que puedas hacer es lo original de su emplazamiento. Se trata de una hermosa abadía en lo alto de una gigantesca isla granítica, en medio de la nada, ,rodeada de murallas y hermosas casitas que parecen tratar de ascender hasta la cima.

Vista del Mont Saint Michel desde la pasarela de accesoVista del Mont Saint Michel desde la pasarela de acceso

Pero el Mont Saint Michel  no es sólo un hermoso lugar para visitar, es el tercer monumento más visitado de Francia, y para conocerlo no debemos olvidar nunca esta característica, porque el hermoso paisaje puede convertirse en una experiencia agobiante que nos impida disfrutar de toda su bellaza. Por eso, antes de nada debes tener muy en cuenta cuándo vas a ir, y la afluencia de público que puedas encontrarte en ese momento. Yo te recomiendo que sea lo más pronto posible por la mañana.

Las mareas

Una de las características que hacen tan diferente al Mont Saint Michel es el fenómeno de la marea. Edificado en un islote de granito y en el centro de una inmensa bahía, las subidas y bajadas de las mareas diarias se convierten en un auténtico espectáculo, ya que cuando la marea es alta el agua rodea casi completamente el islote, y cuando es baja queda totalmente aislado en un gran desierto de arenas blandas.

Turistas paseando por la bahía del Mont Sant Michel Turistas rodeando el Mont Saint Michel cuando la marea está bajando

La marea es hoy una de las atracciones turísticas del lugar, y si quieres ser testigo en primera persona del fenómeno puedes hacerlo consultando los horarios aquí.

La visita

Una vez hayas visto desde fuera el impresionante paisaje no debes perderte la subida hasta el monasterio y la visita de este, que merece mucho la pena, ya que es un monumento de gran belleza.

Para llegar hasta el monasterio tendrás que emprender una auténtica escalada por calles estrechas y empedradas, llenas de gente a cualquier hora. Verás pronto que se trata de un lugar totalmente dedicado a los turistas, con cientos de tiendas de recuerdos, restaurantes y bares. Aún así merece la pena visitarlo.

La abadía en si es un hermoso edificio, con una preciosa iglesia y uno de los claustros más hermosos que he visitado. Desde ella podrás tener además una bella vista de toda la bahía, al asomarte a cualquiera de los distintos miradores que te encontrarás durante el recorrido.

Consejos

  • Visita el Mont Saint Michel muy temprano por la mañana, si no estará demasiado lleno para que puedas disfrutar de él.
  • Cuando llegues al aparcamiento encontrarás una serie de empleados que te dirán dónde aparcar, haz caso de sus indicaciones.
  • El pago del aparcamiento es una cantidad fija y te sirve para estar todo el tiempo que desees en el recinto.
  • Del aparcamiento al Mont Saint Michel hay unos 3 km., pero encontrarás autobuses gratuitos que hacen este recorrido.
  • Consulta bien los horarios de marea.
  • Si vas a comer allí mejor reserva.
  • Una buena idea es dormir en uno de los hoteles del propio Mont Saint Michel, o de las localidades cercanas, para poder asistir a la primera marea de la mañana, cuando está amaneciendo.
Anuncios