Arqueología

Ciudad romana de Complutum y Casa de Hippolytus en Alcalá de Henares

Hoy voy a hacer una breve reseña para dos visitas interesantes para aquellos a quienes les gusta la historia, concretamente la época romana. Se trata de los yacimientos romanos de Complutum y la Casa de Hippolytus en Alcalá de Henares.

El Yacimiento de Complutum muestra el origen romano de Alcalá de Henares, incluyendo el foro de la antigua ciudad.

Vista del yacimiento romano de Complutum

Restos de la ciudad romana de Complutum (Alcalá de Henares)

Actualmente en este yacimiento continúan los trabajos de excavación, por lo que parte del recinto no es visitable todavía.

La Casa de Hippolytus se encuentra en un recinto separado, a unos 10 minutos andando del yacimiento de Complutum, y resulta muy interesante para ver. Este edifcio fue en su época un colegio para jóvenes, y su nombre se debe al artista que creó los mosaicos de los que aún quedan restos.

Consejos

  • Si decides hacer esta visita déjate aconsejar por el encargado de la taquilla del yacimiento, te explicará todo y te dirá como debes ir hasta la Casa de Hippolytus.
  • Justo en la puerta del yacimiento tienes un aparcamiento donde puedes dejar el coche.
  • Aunque Alcalá de Henares no es muy grande estos puntos están un poco alejados del centro, puedes coger un autobús o ir en tu propio coche. Si vas en tren desde Madrid este lugar queda alejado de la estación, mejor tomar un autobús.
Anuncios

Visitar la Roma Imperial: Foro, Coliseo y Domus Aurea

Foro romano

Entrar en los foros de Roma es trasladarte miles de años en la historia, para adentrarte en el que fue el centro de la actividad de Roma. Todo este increible yacimiento está magnificamente conservado, y viendo las gigantescas columnas y restos de edificios, puedes hacerte una idea de cuan magnífica llegó a ser Roma. El recorriedo está muy bien señalizado, y además de los foros podrás subir al monte Palatino, donde según la leyenda fueron encontrados Rómulo y Remo, y por tanto donde está el origen de Roma. Aquí podrás visitar los restos de distintas edificaciones contruidas por la alta sociedad romana. Entre ellos la Domus Flavia, edificada por el emperador Domiciano como residencia oficial.

Vista de los Foros

Visitar los foros nos da una idea de la magnificencia de la antigua Roma.
Foto: Belén Rico.

Coliseo

Podríamos decir que es quizá el más conocido de los monumentos de Roma, y también uno de los más impresionantes. Continuamente rodeado de visitantes, puedes imaginar su magnitud con sólo saber que en su origen tenía un aforo de 50.000 espectadores, y estaba dedicado a espectáculos públicos, como luchas de gladiadores, recreación de batallas, etc. Recorrerlo es impresionante, y es una de las visitas que no puedes perderte en Roma.

Vista exterior del Coliseo

El edificio del Coliseo, uno de los más conocidos monumentos de Roma.
Foto: Belén Rico

Interior del Coliseo.

El Coliseo estaba dedicado a espectáculos públicos como la lucha de gladiadores, y tenía un aforo de 50.000 espectadores.
Foto: Belén Rico.

Domus Aurea

Esta es una visita muy recomendable, pero una de las menos conocidas por los turistas que se acercan a Roma. En realidad, este grandioso palacio construido por Nerón, está en proceso de restauración y sólo se permite la entrada los fines de semana, en pequeños grupos y acompañados por un guía. En realidad te sumergirás en un auténtico yacimiento, todavía “en pañales” en cuanto a la restauración, de manera que el acompañamiento del guía se hace indispensable para poder entender lo que estás viendo. Todos los visitantes deben entrar con casco y el lugar, prácticamente sepultado, está lleno de humedad y se ilumina con una luz muy tenue para proteger los restos arqueológico. Aún así es una muy buena experiencia, con un poso de realidad que no encontrarás en otras visitas turísticas más populares, aquí nada está colocado para el turista y te sentirás por un momento como un arqueólogo descubriendo un nuevo yacimiento.

Interior del Domus Aurea

Esta es una de las estancias que mejor se conservan del Domus Aurea, antiguo palacio de Nerón, y dónde pueden contemplarse parte de los frescos que adornaban sus techos y paredes.
Foto: Belén Rico.

Consejos

  • Saca las entradas de foro y coliseo por Internet para ahorrarte esperas.
  • Si el día es soleado, en verano, no olvides crema solar y sombrero. No encontrarás muchas sombras.
  • Hay bastantes fuentes dónde refrescarte y beber en todo el foro.
  • La visita al Domus Aurea la puedes reservar en Internet, en español tienes un grupo los sábados a las 14.30 h.
  • El Domus Aurea es un lugar dónde aún se trabaja para sacar a la luz toda su riqueza histórica, la visita dura más de una hora, y yo la recomendaría si te interesa la historia. Vas a ver lo que parece una obra a medio terminar, en penumbra, y muchos de los frescos y detalles históricos no los verías si  no es por la explicación de la guía.
  • Lleva zapato cómodo para toda esta visita, vas a moverte por suelos con más de mil años de antigüedad.
Patio del Museo Arqueológico Nacional dedicado a Roma

Visitar el Museo Arqueológico en Madrid

Lo primero que tengo que decir sobre el Museo Arqueológico Nacional, es que si lo visitasteis antes de su remodelación deberíais  ir pensando en volver. El museo ha dado un cambio total, pasando de un museo antiguo y no muy cuidado a convertirse en un museo moderno, interesante, y muy bien montado. De esta manera desde que pasas por la puerta se convierte en un túnel del tiempo que recorre desde la Prehistoria hasta la Edad Moderna, organizado todo de manera que se han creado ambientes diferentes para cada una de las épocas históricas, ayudando a contextualizar el contenido.  Todo esto con interesantes paneles informativos y audiovisuales muy bien realizados.

Sala del Mundo Medieval

Los ambientes cambian según vamos cambiando de época, así el medievo se sume en la oscuridad

Entrar en el museo significa desde el primer momento sumergirte en la historia, y lo primero que te encuentras son dos grandes paredes, con un gran montaje Audiovisual donde se refleja de forma cronológica toda nuestra historia, y desde aquí pasamos a contemplar un gran mapa de laPenínsula Ibérica donde se reflejan todas las civilizaciones que han pasado por nuestra tierra.

Menhires en la sala de la prehistoria. MAN

Todas las piezas están contextualizadas y muy bien explicadas.

Desde aquí el visitante recorre desde la prehistoria hasta la Edad Moderna, de una manera muy fluida y con una excelente presentación de las piezas.

Entre las obras que no te puedes perder: la Dama de Elche, el Bote de Zamora, la Dama de Baza… Pero sobre todos disfruta del recorrido y aprovecha para dar un repaso a tus conocimientos de historia.

Dama de Elche. Museo Arqueológico Nacional.

Quizá la obra más representativa del museo es la Dama de Elche.

Consejos

  • Tómate tu tiempo, es un museo enorme y merece la pena verlo con tranquilidad. La visita puede durar unas tres horas.
  • En día de fiesta, si no vas pronto, puedes encontrar cola en la entrada.
  • Es ideal para visitar con niños, ya que es educativo y entretenido a la vez.
  • Ten cuidado con perderte, la única pega del museo es la poca señalización del recorrido. Puede que te dejes algo en el tintero sin darte cuenta. Sobre todo recuerda visitar las secciones de Egipto y Grecia, en la segunda planta.
  • Las secciones de Roma y Edad Media son de lo mejor del museo. No te las pierdas.

La Isla de los Museos

La Isla de los museos

Este es uno de los lugares imprescindibles de Berlín. En esta pequeña isla se encuentran 5 grandes museos, entre ellos el más famoso es el Museo de Pérgamo, pero también el Neues-Museum (donde se encuentra el busto de Nefertiti), el Altes-Museum, la Antigua Galería Nacional y el Bode-Museum.

Para visitar estos museos encontrarás varias opciones de compra de entradas, una interesante es la que te da acceso por un día a los 5 museos de la isla por 18 €.  Esta fue la opción que yo elegí, pude ver tres museos (Pergamo, Neues y Altes). Cada museo por tanto me salió por 6 €, que teniendo en cuenta que el de Pergamo sólo vale 12, es bastante barato.

Y ahora las malas noticias, El Museo de Pérgamo está en restauración, en concreto el Altar de Pérgamo, que es la sala más conocida, se va a cerrara finales de septiembre, nada menos que ¡hasta 2019!. Por tanto, si visitas Berlín tienes que tener esto en cuenta, ya que muchas personas entran al museo sólo para ver esta sala. Yo de todas formas te recomendaría visitarlo ya que todo él es interesante

Y además de los museos, aquí también puedes visitar la Catedral de Berlín.

Fachada principal de la CatedralFachada principal de la Catedral

Además, por esta zona, a la orilla del río puedes disfrutar de numerosas terrazas, donde comer o beber algo, algunas con cómodas tumbonas.

 

Paisaje de la Costa Salvaje

Historia y naturaleza en la costa de Bretaña: de Vannes a la Costa Salvaje

Uno de los atractivos de Bretaña es poder disfrutar de la mezcla que ofrece entre su rica historia, sus hermosos monumentos, y una costa llena de encanto natural. El viaje entre Vannes y la Costa Salvaje es un buen ejemplo de esta variedad de paisajes y lugares para conocer.

Vannes

Esta pequeña ciudad amurallada, junto a una ría que termina en el Golfo de Morbihán, es una hermosa visita que además no te llevará demasiado tiempo. Puedes recorrer la ciudad siguiendo por dos circuitos diferentes, el primero te llevará hasta las murallas y los jardines que las rodean, desde la parte exterior de la ciudad antigua, mientras el otro recorre el casco antiguo.

Murallas de Vannes
Murallas de Vannes

Puedes empezar la visita desde la parte exterior, visitando los jardines de la Garenne con sus tres torres, y los antiguos lavaderos; para finalmente acercarte hasta el edificio de la Prefectura.

Ya dentro del recinto medieval es imprescindible dar un paseo por sus calles, descubriendo su ambiente y visitando sus palacios y casas típicas bretonas de entramado de madera. Así descubrirás la Catedral de Saint-Pierre, que muestra una variedad de estilos, desde el románico de su torre-campanario, al renacentista de la tumba del monje español San Vicente Ferrerque pasó allí los últimos años de su vida.

Para terminar es imprescindible dar un paseo por el puerto. Desde aquí, siguiendo la ría, puedes llegar hasta el golfo de Mobihán, un itinerario que a pie dura dos horas y media, y que también se puede hacer en coche, para tener una vista de este espacio natural desde el puerto de Conleau,  una isla que fue unida a la costa por un dique a finales del siglo XIX, y que ahora es una zona residencial. Pero si lo que quieres es conocer bien el golfo, tienes la posibilidad de elegir entre uno de los muchos cruceros que salen de Vannes y sus alrededores.

Carnac

Los alineamientos de Carnac son una sorprendente obra del ser humano, cuando era tan sólo un recien nacido en este mundo. Cientos de menhires, se alinean en varias zonas, sin que los especialistas hayan podido dar explicación a cuál era la finalidad de estos extraños monumentos de la prehistoria. Es impresionantes pasear por los distintos campos, descubriendo la increíble capacidad del hombre para crear espacios y modificar su hábitat.

La costa salvaje

El recorrido por los acantilados y costas pedregosas desde la península de Quiberon, es un hermoso espectáculo natural y un lugar perfecto para pasear, parar en los diferentes miradores y disfrutar del aire libre. Es una buena idea visitarla al atardecer, o tener un poco de tiempo para pararnos a descansar contemplando alguno de sus hermosos paisajes junto al mar.

Costa Salvaje

Costa Salvaje

Consejos

  • Si quieres hacer uno de los cruceros por el Golfo de Morbihán calcula un día completo para Vannes y esta excursión, ya que duran unas cuatro horas.
  • La oficina de turismo de Vannes está en el puerto, allí te darán un mapa con el recorrido por la ciudad y te informarán sobre dónde puedes comprar los pasajes para los viajes en barco por el golfo.
  • En Carnac es indispensable que te hagas con uno de los mapas dónde te señalan todos los alineamientos. También puedes hacer una de las visitas guiadas o recorrer el recinto en un coche de caballos.
  • Puedes comer en el recinto de Carnac, encontrarás algún puesto de bocadillos, gigantes pero no muy sabrosos, a pesar del interés de la mujer que los hace, y también un pequeño bar-restaurante.
  • Para llegar a Quiberon y la costa salvaje puedes encontrar algo de tráfico lento.
  • Si te gusta la bicicleta, toda la zona de la costa salvaje, y los pueblos que la rodean, está aclimatada para ello, y muchos franceses se desplazan hasta aquí para practicar este deporte.
  • Si haces el recorrido de la costa en coche ten en cuenta que hay muchos aparcamientos para que puedas parar y ver el paisaje, no es necesario parar en un lado de la carretera (estrecha) entorpeciendo el tráfico, como hace mucha gente.