jardines

Una visita a los jadines de Aranjuez

He de reconocer que me gusta visitar jardines. Me gusta la clara musicalidad de su silencio. Pasear por un jardín vacío, especialmente en verano, tiene el encanto de ese silencio repleto de pequeños sonidos, pájaros moviéndose entre los árboles, el rumor de las fuentes, el viento soplando leve entre las hojas…

Arboleda en el Jardín del Príncipe en Aranjuez

Los ardines, como en este caso los de Aranjuez, invitan a perderse por sus caminos de tierra, y descubrir sus variaciones de luz y sus múltiples olores y sonidos.

Aranjuez es un lugar ideal para pasear, ya que todos sus jardines son de libre acceso y además están declarados Patrimonio de la Humanidad junto con el resto del paisaje cultural de la localidad. Aunque es una pena no poder ver en funcionamiento sus monumentales fuentes.

Fuente de Apolo

Una de las fuentes más monumentales de los jadines es la Fuente de Apolo.

Fuente del Espinario en Aranjuez

Pero quizá la más conocida es la fuente del Espinario o Niño de la Espina.

Los jardines de Aranjuez se dividen en cuatro:

  • Jardín del Príncipe.
  • Jardín de la Isla.
  • Jardín del Parterre.
  • Jardín de Isabel II.

En el siguiente mapa puedes ver cómo están situados:

El palacio es también interesante para visitar, aunque desde mi punto de vista lo que más se disfruta  es el paseo por los jardines.

Consejos

  • Aranjuez está a sólo media hora en coche de Madrid, puede hacerse incluso una visita corta de medio día.
  • Es ideal también para acercarse a comer o cenar, sobre todo en verano.
  • Los productos típicos de Aranjuez son los espárragos y las fresas o fresones.
  • El palacio incluye la visita al museo de faluas reales, embarcaciones que usaba la realeza para navegar por el río Tajo.
  • Puedes comprar una entrada combinada para visitar también la Casa del Labrador.

Más información sobre Aranjuez.

 

Anuncios

Postdam, Ciudad Patrimonio de la Humanidad

Postdam es la capital del estado federado de Brandemburgo, pero se encuentra a sólo una hora, más o menos, de Berlín. Se trata de una Ciudad Patrimonio de la Humanidad, entre cuyas mayores atracciones está el Palacio de Sanssoucci y sus jardines.

Vista del Palacio de Sanssouci desde sus jardines

El palacio era la antigua residencia de verano de Federico II el Grande

Los jardines de este palacio, de visita gratuita, son enormes y esconden entre su vegetación diversos palacetes y pabellones, algunos de gran ostentación, como la Orangerie, el Nuevo Palacio o la Casa China. Para entrar en ellos tendrás que pagar entrada.

Vista de la Casa China en los jardines de Sanssouci

Uno de los más llamativos pabellones es la Casa China.

Para entrar al propio Palacio tendrás que pagar una entrada de 12 €, aunque tienes entradas combinadas con otros palacios y pabellones, y si quieres hacer fotos dentro del palacio tienes que pagar un extra de 3 €. El palacio no es muy grande y es muy similar a otros de la misma época y estilo. Las visitas van con hora, así que mejor la sacas por Internet, y organizas tu visita con tranquilidad. Por ejemplo yo llegué a las 10:30 y nos dieron una entrada para las 12:45.

Ten en cuenta que los jardines son enormes, así que calcula bien la visita para estar a tiempo en la visita del palacio. Con la entrada va incluida una audioguía, que en mi opinión se hace muy pesada.

El Palacio y sus jardines se encuentra en la parte más alta del pueblo, es necesario coger un autobús para llegar hasta ellos y luego para bajar a visitar Postdam. El precio de este bus va incluido en el billete ABC de Berlín que necesitarás para llegar a la estación de S-Bahn de Postdam.

Postdam es una población llena de palacetes y lugares que visitar, aunque fue prácticamente destruida durante la guerra y ha sido reconstruida con posterioridad, con lo que produce una sensación de irrealidad en el visitante. Pasea por sus calles, visita el Barrio Holandés, el antiguo ayuntamiento…

Calle típica de Postdam

Todo el centro histórico de Postdam está lleno de lugares para visitar.

Pero si tienes pocos días en tu viaje, te recomiendo que los gastes en conocer bien Berlín.