Recomendados por Arrastrados por la Marea

Plaza Mayor de Trujillo

Visitar Trujillo

Cuando llegamos a Trujillo era todavía relativamente temprano, así que tras dejar el coche, decidimos desayunar y recuperar energía. ¡Bien hecho! Pronto nos dimos cuenta que nos iba a tocar caminar siempre hacia arriba, por calles empinadas y empedradas, de hermoso ambiente medieval. Pero el esfuerzo merece la pena si quieres conocer esta pequeña localidad, cuna de descubridores como Pizarro u Orellana, y cuya visita puede realizarse en una sola mañana.

La primera parada de la mañana fue la maravillosa Plaza Mayor. Aunque en este caso nos encontramos con que estaba llena por decenas de lonas blancas, que protegían los puestos de queso de su conocida feria. Unas vueltas para encontrar la forma de acercarse a la oficina de turismo y para contemplar uno de los monumentos más conocidos de Trujillo, la estatua dedicada a Pizarro. Después es necesario hacer una parada en la majestuosa Iglesia de San Martín. Esta será la primera iglesia a la que entremos y también la primera vista panorámica de la localidad.

Vista lateral de la Iglesia de San Martín en Trujillo

Iglesia de San Martín

Una vez fuera de San Martín, a sólo unos cuantos pasos se encuentra otro de los símbolos de la ciudad la Torre del Alfiler ahora Centro de Interpretación de la Historia de Trujillo. Damos una vuelta por sus salas y subimos hasta lo más alto de la torre. Desgraciadamente la vista desde aquí no es muy buena, el final es una salita que sólo tiene unos pequeños ventanucos desde los que mirar a la localidad que se encuentra a nuestros pies.

Un poco decepcionadas por esta experiencia seguimos la escalada hacia el castillo, eso sí parando primero en la Iglesia de Santiago, una pequeña construcción del siglo XV donde visitamos la habitación del sacristán, comprobando que la vida de este debió ser bastante espartana: una cama, una chimenea para calentarse y cocinar, y poco más forman esta reproducción de sus aposentos. Y al salir de aquí, subimos unas estrechas escaleras de caracol  para llegar a lo alto de la torre. Ahora sí la vista merece la pena desde aquí.

Vista de la Plaza Mayor e Iglesia de San Martín desde la Iglesia de Santiago

La Plaza Mayor desde la Iglesia de Santiago

Continuando con el paseo, llegamos hasta el Castillo, que se levanta sobre la antigua fortaleza árabe.

Vista del Castillo de Trujillo

Castillo

Paseamos por sus almenas y podemos experimentar en primera persona la función de vigilancia y defensa que debía tener en la antigüedad, ya que desde aquí vemos todo Trujillo y sus alrededores. Antes de irnos es imprescindible subir a la capilla de la Virgen de la Victoria, patrona de Trujillo. La pequeña capilla muestra tras una reja de hierro a la virgen, que da la espalda a los visitantes, asomada al paisaje que rodea el castillo. No vemos su cara, pero en una de las paredes hay una máquina para introducir 50 céntimos. Buscamos y finalmente, tras la ofrenda, la virgen se gira automáticamente y nos mira desde detrás de la verja. Nos quedamos sorprendidos, es una experiencia un poco extraña verla girar lentamente, con todos los turistas esperando a que los mire para poder hacer la foto de rigor.

Capilla de la Virgen de la Victoria. Castillo de Trujillo

La Virgen de la Victoria en su capilla

El castillo es una hermosa y curiosa visita, pero aún nos quedan algunas cosas por ver en Trujillo. Bajando ya de nuevo hacia la Plaza Mayor, decidimos entrar a la Casa Museo de Pizarro, donde conocemos cómo vivía el conquistador de Perú (nada que ver con la imagen que nos ha quedado de la habitación del sacristán en la Iglesia de Santiago), su historia y la de su familia.

Ya es casi la hora de comer, pero antes llegamos hasta Santa María la Mayor, la más destacada parroquia de Trujillo, y desde donde tendremos nuestra última vista panorámica de la localidad.

Altar mayor de la iglesia de Santa María la Mayor de Trujillo

Altar mayor de la iglesia de Santa María la Mayor

Trujillo desde Santa María la Mayor

Trujillo desde Santa María la Mayor

Ahora sólo queda comer y la Plaza Mayor es un buen lugar para hacerlo, ya que está llena de restaurantes y bares donde degustar la típica comida extremeña.

Mapa del recorrido

Consejos

  • Si vas en coche puedes encontrar aparcamiento en la Avenida Ramón y Cajal o una de las calles perpendiculares a esta.
  • Existe un bono que te da acceso a todos los monumentos de los que te he hablado en este recorrido además del Museo del Traje, por 5,50 €. Por separado cuestan 2,50 €. Se compra en la Torre del Alfiler.
  • Si por lo que sea entras en alguna iglesia o monumento y luego decides comprar el bono, vuelve con él y la entrada y te devolverán el dinero.
  • Para comer yo estuve en Casa Nuria, en la Plaza Mayor. El comedor es muy pequeño, pero cuenta con menús de diferentes precios y al menos lo que yo comí estaba todo bueno.
  • Sobre finales de abril y principios de mayo se celebra la Feria del Queso. La Plaza Mayor se llena de puestos y acude gran cantidad de gente. Si te gusta el queso puede ser interesante, pero ten en cuenta que estropea un poco la vista completa de la plaza.

 

 

 

Anuncios
Vista nocturna de la Plaza Mayor de Cáceres

Qué ver en Cáceres

Llegar al centro histórico de Cáceres es encontrarte con una ciudad medieval perfectamente conservada, de callejuelas estrechas, palacios e iglesias. Por algo se trata de una Ciudad Patrimonio de la Humanidad.

La mejor forma de conocer la ciudad es empezando por su Plaza Mayor, donde además se encuentra la oficina de turismo. Se trata de una plaza enorme, con soportales del siglo XVI y desde la que se puede ver la muralla almohade del siglo XII, de la que puedes visitar una parte desde la Torre de Bujaco, de la misma época que las murallas. La visita a esta torre incluye además de las murallas un pequeño centro de interpretación.

Plaza Mayor de Cáceres desde la Torre de Bujaco

Plaza Mayor de Cáceres desde la Torre de Bujaco

Desde las escaleras que salen a la Plaza Mayor, puedes internarte en el recinto histórico, dónde se encuentran casi todos los puntos de interés turístico.

La ciudad puede visitarse en un solo día fácilmente, eso sí está llena de cuestas, escaleras y calles de piedra. Y durante la visita subirás a varias torres, así que ve preparado para hacer ejercicio.

 

Una buena ruta sería empezar por la Plaza Mayor y subiendo justo a la izquierda, con la entrada en las escaleras de la plaza, visitar la Torre de Bujaco. Desde aquí puedes continuar hasta la Plaza de Santa María, donde encontrarás la Concatedral de Santa María y enfrente el Palacio Episcopal.

Fachada principal de la Concatedral de Santa María en Cáceres

Concatedral de Santa María

Desde aquí, puedes dirigirte al Palacio de Carvajal donde además de otra oficina de turismo, puedes encontrar un pequeño pero bonito jardín en el que destaca una hermosa higuera centenaria.

La siguiente parada es el Palacio de los Golfines de Abajo. Uno de los más importantes de la ciudad. Puedes hacer una visita guiada que dura unos 50 minutos, con grupos reducidos. Pero si tienes poco tiempo puedes ver sólo el exterior ya que el interior corresponde más a las distintas remodelaciones que fue haciendo la familia hasta el siglo XIX que a su origen del siglo XVI. Lo más destacado es la Sala de Armas, la más antigua del palacio y donde aparecen los distintos escudos y linajes que fueron uniéndose a la familia, así como los retratos de los primeros miembros.

Para continuar llegamos a la Plaza de San Jorge donde se encuentra la impresionante iglesia de San Francisco Javier, sobre unas imponentes escaleras a cuyos pies podrás ver una representación del patrón de la ciudad, San Jorge, matando al dragón.

Plaza de San Jorge e iglesia de San Francisco Javier

Iglesia de San Francisco Javier

Puedes visitar la iglesia y subir a los dos campanarios, pero para subir el primer tramo hasta el coro tienes que usar una escalera de caracol estrecha y empinada, no apta para todo el mundo, y los campanarios tienen unas rejas de metal que impiden disfrutar totalmente de las vistas.

En la misma plaza de San Jorge puedes entrar a unos pequeños pero encantadores jardines, eso sí, están justo en la entrada de una cafetería y parecen parte de ella, no te preocupes que puedes entrar tranquilamente. Es el  Jardín de Doña Cristina de Ulloa.

A un lado de la iglesia, justo en las escaleras, se encuentra en Centro de Divulgación de la Semana Santa, es gratuito y dentro puedes además visitar el Aljibe del Convento de los Jesuitas.

La siguiente parada es la Plaza de las veletas, donde se encuentra la Casa de las Veletas, actual Museo Provincial de Cáceres. Lo más destacado de este museo es la visita al aljibe, uno de los pocos restos árabes que quedan en la ciudad.

Aljibe en el interior del museo Provincial de Cáceres

Aljibe árabe

Desde aquí puedes pasear por el barrio judío y el barrio de San Antonio, donde encontrarás el Baluarte de los Pozos, otro de los restos árabes de Cáceres.

De esta manera recorrerás prácticamente toda la parte histórica. Puedes después pasear por sus callejuelas, perderte y descubrir muchos otros palacios, torres e iglesias.

Para comer

En la Plaza Mayor tienes una gran cantidad de lugares para comer. En Cáceres puedes probar un excelente jamón y otros derivados del cerdo, así como diversos tipos de quesos, principalmente de oveja. Muy típica de Extremadura es la Torta del Casar. Además son típicas las migas.

Aunque estuvimos poco tiempo, comimos bastante bien en El Requeté.

Consejos

  • Nos alojamos en el hotel Barceló V Centenario, es un hotel muy bueno y moderno, con precio medio, pero un poco alejado del centro, una media hora andando. Sin embargo hay un autobús que te deja prácticamente en el centro en diez minutos y si vas en coche, en la puerta del hotel hay bastante sitio para aparcar.
  • Tomar una caña en la Plaza Mayor es un poco caro.
  • En la oficina de turismo nos dijeron que para tapear estaba bien el Paseo de Cánovas. Está separado del centro y cuando llegamos no vimos prácticamente ningún sitio. Todavía no sabemos si hay que meterse por alguna calle o qué.
  • Si vas en un puente o temporada alta, puedes encontrarte con colas en todas partes y el centro y los bares llenos. Es una escapada interesante para un fin de semana cualquiera.
  • Puedes reservar las entradas del Palacio de los Golfines de Abajo, ya que entran pocos visitantes cada hora y puede que los tickets estén agotados.
  • A finales de abril y principios de mayo se baja la Virgen de la Montaña a la Concatedral y se celebra el novenario. Esto quiere decir que aunque puedes entrar vas a encontrar la iglesia llena de fieles y con culto prácticamente a cualquier hora, así que no podrás hacer la visita turística normal.

 

 

Cuatro días en León

León es una ciudad perfecta para hacer una corta escapada. Además desde ella se pueden hacer interesantes excursiones que os encantarán.

Día 1. Visitar León

Puedes dedicar un día a visitar la ciudad de León, que es preciosa y está llena de vida. En cuanto a lo que no te debes perder:

Catedral

Fachada principal de la Catdral de León

La vista de la fachada de la catedral desde la plaza es impresionante

Es una de las más bellas catedrales de España, por mi parte os diré que es de esos lugares que realmente me han dejado impresionada. No podéis perdérosla.

Vidrieras en el interior de la Catedral de León

En el interior no podréis dejar de sorprenderos por las hermosas vidrieras de colores

Casa Botines

Este edifico es obra del conocido arquitecto modernista Antoni Gaudí y uno de los puntos de visita más destacados, además alberga un museo sobre el arquitecto y su época.

Casa Botines, León

La Casa Botines es una de las obras importantes de Antoni Gaudí fuera de Cataluña.

San Isidoro de León

Fachada principal de la Real Basílica de San Isidoro de León

Otro de los puntos destacados de la visita a León es San Isidoro.

La Real Basílica de San Isidoro de León es una hermosa iglesia que debéis visitar, pero lo realmente interesante es entrar en el panteón, una puerta a la izquierda de la fachada de la Basílica. Son visitas guiadas, pero los frescos del panteón son imprescindibles, y lo que cuentan en la visita es interesante y no se hace pesado. Lamentablemente dentro del panteón no pueden hacerse fotos.

Barrio Húmedo

Es el lugar típico para ir de tapas en León. Con cada bebida incluyen una tapa gratis a elegir, y dependiendo del sitio más o menos abundante o de calidad. Lo mejor es que si conoces alguien de la ciudad vayas con él para que te recomiende los mejores sitios.

Plaza del Grano

Iglesia de Santa María del Camino y Plaza del Grano

La Plaza de Santa María del Camino es más conocida como Plaza del Grano

Es una pequeña plaza pero con mucho carácter, que os transportará a otros tiempos ya que no ha perdido su aspecto medieval.

Día 2. Astorga

En mi opinión a Astorga puede dedicársele medio día y aprovechar la tarde bien para ver lo que quede de León, bien para hacer otra excursión corta.

Lo más destacado es el Palacio Episcopal, obra también de Gaudí, y la Catedral.

Fachada del Palacio Episcopal de Astorga

Otra obra de Gaudí en León es el Palacio Episcopal de Astorga, principal punto turístico junto a la Catedral

Existe un pequeño museo romano que además ofrece una visita guiada por los restos romanos de la ciudad, en ella entraréis en termas y otros restos que sólo pueden verse con la visita. De todas formas la visita es un poco larga y a no ser que seáis verdaderos aficionados a la historia quizá os quite demasiado tiempo. Es necesario además reservar previamente.

Día 3. Las Médulas

Este paraje natural es una de las excursiones que más he disfrutado en este viaje. Eso sí se trata de andar por la naturaleza y os vais a dar una pequeña paliza si no estáis acostumbrados.

Ruta por Las Médulas

Uno de los caminos que recorren Las Médula y su típico paisaje.

Hay varias rutas senderistas que se pueden realizar, pero para los visitantes ocasionales lo normal es salir del Centro de Recepción de Visitantes y visitar dos cuevas de bastante fácil acceso: La Cuevona y la Encantada. Después es imprescindible visitar también el Mirador de Orellán, que tiene una de las más hermosas vistas de este lugar.

Vista de Las Médulas desde el Mirador de Orellán

Las vistas desde el Mirador de Orellán son increibles

Para llegar al mirador de  Orellán tenéis dos opciones. Una es, antes o después de visitar las cuevas, coger el coche y llegar hasta el mirador; o bien, a mitad del sendero largo que lleva hasta las cuevas coger un sendero, digamos que bastante escarpado, que lleva hasta el mirador. Yo hice esta segunda opción, es mucho más bonito e interesante pero hay mucha cuesta y si no estáis acostumbrado a andar o vais con personas mayores o niños os va a costar llegar.

Una vez en el mirador no te pierdas la entrada a la Galería de Orellán.

Día 4. Ruta de los Monasterios

Para hacer esta ruta de tres monasterios que están a muy poca distancia de León puede contratarse una visita guiada que es bastante interesante. También puedes contratar la visita guiada en cada monasterio según te interese o no, podéis hacer la visita de uno y ver por libre los otros dos, o como mejor os organiceis.

En mi caso visité con la guía dos de los monasterios ya que cuando llegué por mi cuenta al Monasterio de Santa María la Real de Gradefes no estaba aún la guía, que es quien además vende las entradas, y cuando llegó ya habían estado en el primero de ellos.

Claustro de Santa María la Real de Gradefes

El claustro de Santa María la Real de Gradefes es modesto pero muy hermoso

En el Monasterio de Gradefes todavía vive una comunidad de monjas, y los horarios son bastante restringidos. Como anécdota, cuando llegué aunque era hora de visita, la guía se había retrasado un poco y nos abrió una hermana, que dijo estar muy ocupada y que diéramos una vuelta y viéramos lo que pudiéramos porque no tenía tiempo. La guía llegó enseguida, eso sí. El monasterio es muy bonito, pero puede que no veas todo sin la guía.

Vista de San Miguel de Escalada

Del antiguo monasterio de San Miguel de Escalada sólo quedan las iglesias

Después de Santa María visitamos San Miguel de Escalada, monasterio que no está en activo y puede visitarse libremente, pagando una mínima entrada.

Consejos

  • Lleva ropa de abrigo, por la noche incluso en agosto baja mucho la temperatura.
  • En el aparcamiento del centro de visitantes de Las Médulas puede que no encontréis sitio, un poco más abajo puede aparcarse en el cementerio.
  • En el centro de visitantes de Las Médulas os proporcionan toda la información necesaria sobre los senderos, etc., merece la pena esperar la cola.
  • Para la visita a Las Médulas recuerda llevar calzado adecuado para el senderismo y agua.
  • En el Barrio Húmedo todos los bares están hasta los topes, olvidaos de sentaros.
  • Si queréis cenar en el Barrio Humedo, además de la tapa que va con la consumición podéis pedir alguna ración en cualquier bar.
  • Otro punto de visita interesante es el Parador, antiguo monasterio, podéis entrar a la iglesia y el claustro, o alojaros en él.
  • Si os interesa el arte contemporáneo no olvidéis pasar por el MUSAC.

 

 

 

 

Una visita a los jadines de Aranjuez

He de reconocer que me gusta visitar jardines. Me gusta la clara musicalidad de su silencio. Pasear por un jardín vacío, especialmente en verano, tiene el encanto de ese silencio repleto de pequeños sonidos, pájaros moviéndose entre los árboles, el rumor de las fuentes, el viento soplando leve entre las hojas…

Arboleda en el Jardín del Príncipe en Aranjuez

Los ardines, como en este caso los de Aranjuez, invitan a perderse por sus caminos de tierra, y descubrir sus variaciones de luz y sus múltiples olores y sonidos.

Aranjuez es un lugar ideal para pasear, ya que todos sus jardines son de libre acceso y además están declarados Patrimonio de la Humanidad junto con el resto del paisaje cultural de la localidad. Aunque es una pena no poder ver en funcionamiento sus monumentales fuentes.

Fuente de Apolo

Una de las fuentes más monumentales de los jadines es la Fuente de Apolo.

Fuente del Espinario en Aranjuez

Pero quizá la más conocida es la fuente del Espinario o Niño de la Espina.

Los jardines de Aranjuez se dividen en cuatro:

  • Jardín del Príncipe.
  • Jardín de la Isla.
  • Jardín del Parterre.
  • Jardín de Isabel II.

En el siguiente mapa puedes ver cómo están situados:

El palacio es también interesante para visitar, aunque desde mi punto de vista lo que más se disfruta  es el paseo por los jardines.

Consejos

  • Aranjuez está a sólo media hora en coche de Madrid, puede hacerse incluso una visita corta de medio día.
  • Es ideal también para acercarse a comer o cenar, sobre todo en verano.
  • Los productos típicos de Aranjuez son los espárragos y las fresas o fresones.
  • El palacio incluye la visita al museo de faluas reales, embarcaciones que usaba la realeza para navegar por el río Tajo.
  • Puedes comprar una entrada combinada para visitar también la Casa del Labrador.

Más información sobre Aranjuez.

 

Museo Sorolla en Madrid

Uno de mis museos preferidos en Madrid es el Museo Sorolla, instalado en la casa dónde vivió Joaquín Sorolla, con su mujer y sus hijos. Si os gusta este artista, esta visita es imprescindible, ya que aquí se encuentran algunas de sus obras más conocidas.Pero además merece la pena conocer la hermosa casa que el artista construyó y su precioso jardín.

En este caso una imagen vale más que mil palabras, así que os dejo una pequeña galería del museo.

Además también podéis entrar en la visita virtual que ofrece el propio museo.

Por cierto, las taquillas están al final del jardín, pero para entrar en el museo debéis volver al sitio por donde habéis entrado y pasar por la puerta principal.

Visitar la Roma Imperial: Foro, Coliseo y Domus Aurea

Foro romano

Entrar en los foros de Roma es trasladarte miles de años en la historia, para adentrarte en el que fue el centro de la actividad de Roma. Todo este increible yacimiento está magnificamente conservado, y viendo las gigantescas columnas y restos de edificios, puedes hacerte una idea de cuan magnífica llegó a ser Roma. El recorriedo está muy bien señalizado, y además de los foros podrás subir al monte Palatino, donde según la leyenda fueron encontrados Rómulo y Remo, y por tanto donde está el origen de Roma. Aquí podrás visitar los restos de distintas edificaciones contruidas por la alta sociedad romana. Entre ellos la Domus Flavia, edificada por el emperador Domiciano como residencia oficial.

Vista de los Foros

Visitar los foros nos da una idea de la magnificencia de la antigua Roma.
Foto: Belén Rico.

Coliseo

Podríamos decir que es quizá el más conocido de los monumentos de Roma, y también uno de los más impresionantes. Continuamente rodeado de visitantes, puedes imaginar su magnitud con sólo saber que en su origen tenía un aforo de 50.000 espectadores, y estaba dedicado a espectáculos públicos, como luchas de gladiadores, recreación de batallas, etc. Recorrerlo es impresionante, y es una de las visitas que no puedes perderte en Roma.

Vista exterior del Coliseo

El edificio del Coliseo, uno de los más conocidos monumentos de Roma.
Foto: Belén Rico

Interior del Coliseo.

El Coliseo estaba dedicado a espectáculos públicos como la lucha de gladiadores, y tenía un aforo de 50.000 espectadores.
Foto: Belén Rico.

Domus Aurea

Esta es una visita muy recomendable, pero una de las menos conocidas por los turistas que se acercan a Roma. En realidad, este grandioso palacio construido por Nerón, está en proceso de restauración y sólo se permite la entrada los fines de semana, en pequeños grupos y acompañados por un guía. En realidad te sumergirás en un auténtico yacimiento, todavía “en pañales” en cuanto a la restauración, de manera que el acompañamiento del guía se hace indispensable para poder entender lo que estás viendo. Todos los visitantes deben entrar con casco y el lugar, prácticamente sepultado, está lleno de humedad y se ilumina con una luz muy tenue para proteger los restos arqueológico. Aún así es una muy buena experiencia, con un poso de realidad que no encontrarás en otras visitas turísticas más populares, aquí nada está colocado para el turista y te sentirás por un momento como un arqueólogo descubriendo un nuevo yacimiento.

Interior del Domus Aurea

Esta es una de las estancias que mejor se conservan del Domus Aurea, antiguo palacio de Nerón, y dónde pueden contemplarse parte de los frescos que adornaban sus techos y paredes.
Foto: Belén Rico.

Consejos

  • Saca las entradas de foro y coliseo por Internet para ahorrarte esperas.
  • Si el día es soleado, en verano, no olvides crema solar y sombrero. No encontrarás muchas sombras.
  • Hay bastantes fuentes dónde refrescarte y beber en todo el foro.
  • La visita al Domus Aurea la puedes reservar en Internet, en español tienes un grupo los sábados a las 14.30 h.
  • El Domus Aurea es un lugar dónde aún se trabaja para sacar a la luz toda su riqueza histórica, la visita dura más de una hora, y yo la recomendaría si te interesa la historia. Vas a ver lo que parece una obra a medio terminar, en penumbra, y muchos de los frescos y detalles históricos no los verías si  no es por la explicación de la guía.
  • Lleva zapato cómodo para toda esta visita, vas a moverte por suelos con más de mil años de antigüedad.
Patio del Museo Arqueológico Nacional dedicado a Roma

Visitar el Museo Arqueológico en Madrid

Lo primero que tengo que decir sobre el Museo Arqueológico Nacional, es que si lo visitasteis antes de su remodelación deberíais  ir pensando en volver. El museo ha dado un cambio total, pasando de un museo antiguo y no muy cuidado a convertirse en un museo moderno, interesante, y muy bien montado. De esta manera desde que pasas por la puerta se convierte en un túnel del tiempo que recorre desde la Prehistoria hasta la Edad Moderna, organizado todo de manera que se han creado ambientes diferentes para cada una de las épocas históricas, ayudando a contextualizar el contenido.  Todo esto con interesantes paneles informativos y audiovisuales muy bien realizados.

Sala del Mundo Medieval

Los ambientes cambian según vamos cambiando de época, así el medievo se sume en la oscuridad

Entrar en el museo significa desde el primer momento sumergirte en la historia, y lo primero que te encuentras son dos grandes paredes, con un gran montaje Audiovisual donde se refleja de forma cronológica toda nuestra historia, y desde aquí pasamos a contemplar un gran mapa de laPenínsula Ibérica donde se reflejan todas las civilizaciones que han pasado por nuestra tierra.

Menhires en la sala de la prehistoria. MAN

Todas las piezas están contextualizadas y muy bien explicadas.

Desde aquí el visitante recorre desde la prehistoria hasta la Edad Moderna, de una manera muy fluida y con una excelente presentación de las piezas.

Entre las obras que no te puedes perder: la Dama de Elche, el Bote de Zamora, la Dama de Baza… Pero sobre todos disfruta del recorrido y aprovecha para dar un repaso a tus conocimientos de historia.

Dama de Elche. Museo Arqueológico Nacional.

Quizá la obra más representativa del museo es la Dama de Elche.

Consejos

  • Tómate tu tiempo, es un museo enorme y merece la pena verlo con tranquilidad. La visita puede durar unas tres horas.
  • En día de fiesta, si no vas pronto, puedes encontrar cola en la entrada.
  • Es ideal para visitar con niños, ya que es educativo y entretenido a la vez.
  • Ten cuidado con perderte, la única pega del museo es la poca señalización del recorrido. Puede que te dejes algo en el tintero sin darte cuenta. Sobre todo recuerda visitar las secciones de Egipto y Grecia, en la segunda planta.
  • Las secciones de Roma y Edad Media son de lo mejor del museo. No te las pierdas.

El Muro

Para empezar he de decir que todo Berlín está lleno de recuerdos de su pasado, en muchos lugares encontrarás partes del muro bien conservadas y con abundante información sobre todo los ocurrido en Alemania durante la II Guerra Mundial y, sobre todo, durante la separación hasta la caída del muro.

De entre todos los lugares dónde podrás ver partes del muro los más destacados son:

Memorial del muro de Berlín

Se trata de una extensa zona verde, a lo largo de Bernauer Straße donde aún se mantiene parte del muro de Berlín. Cuenta con diferentes paneles de información audiovisuales, dónde se explica cómo fue la vida para aquellos que quedaron separados por el muro. Algunas de las informaciones son bastante impresionante, por ejemplo, las imágenes de una mujer anciana, que escapa saltando por una ventana relativamente baja, con la ayuda de algunos transeúntes y de un grupo de bomberos. También cuenta como buena parte de este muro se hizo sobre un cementerio, y en realidad no está claro que finalmente todos los cuerpos se trasladasen hasta otro camposanto.

Memorial del muro de Berlín

Vista del Memorial del Muro de Berlín en Bernauer Straße.

Justo al comienzo encuentras un centro de interpretación, por si quieres ahondar más en la historia del muro.

East Side Gallery

Es quizá la parte del muro más conocida internacionalmente. Esta parte del muro, se conservó para convertirla en una gran galería de arte al aire libre, de más de 1 km de largo, dónde más de 100 artistas plasmaron la euforia y el nuevo ambiente de libertad que se vivió tras la caída del muro.

Una vista del muro en East Side Gallery

Vista de parte del muro conservado en East Side Gallery

Entre todos los murales la obra más conocida es el “Bruderkuss” del artista Dimitri Vrubel.

Vista de Bruderkuss, dónde se representa el beso entre dos políticos

“Bruderkuss” representa el beso entre Leonid Brezhnev y Eric Honecker

Pero además una de las cosas más curiosas es que el muro sigue estando vivo, la gente sigue dejando mensajes, y escribiendo en él aquello que quiere compartir con los demás.

Detalle de mensaje sobre una de las obras: "Seamos realistas, hagamos lo imposible". Che Guevara

Mensaje dejado por un visitante sobre uno de los murales.

Por otro lado, nada más llegar, no debes olvidar parar un momento para contemplar un hermoso puente sobre el río Spree, Oberbraumbrücke

Oberbraumbrücke

Sobre este puente de finales del siglo XIX pasa el U-Bahn.

Consejos

  • La parada de metro para East Side Gallery es Warschauer Strasse.
  • Esta parte del muro está junto al río, desde aquí puedes hacer un minicrucero turístico.
  • Es mejor no ir muy tarde, sobre todo porque en las obras más conocidas se puede acumular gente para hacer fotos.
  • Tanto el Memorial del Muro como East Side Gallery se ven mejor cuando todavía hay luz, no esperes a que se haga de noche para visitarlos.

 

La Isla de los Museos

La Isla de los museos

Este es uno de los lugares imprescindibles de Berlín. En esta pequeña isla se encuentran 5 grandes museos, entre ellos el más famoso es el Museo de Pérgamo, pero también el Neues-Museum (donde se encuentra el busto de Nefertiti), el Altes-Museum, la Antigua Galería Nacional y el Bode-Museum.

Para visitar estos museos encontrarás varias opciones de compra de entradas, una interesante es la que te da acceso por un día a los 5 museos de la isla por 18 €.  Esta fue la opción que yo elegí, pude ver tres museos (Pergamo, Neues y Altes). Cada museo por tanto me salió por 6 €, que teniendo en cuenta que el de Pergamo sólo vale 12, es bastante barato.

Y ahora las malas noticias, El Museo de Pérgamo está en restauración, en concreto el Altar de Pérgamo, que es la sala más conocida, se va a cerrara finales de septiembre, nada menos que ¡hasta 2019!. Por tanto, si visitas Berlín tienes que tener esto en cuenta, ya que muchas personas entran al museo sólo para ver esta sala. Yo de todas formas te recomendaría visitarlo ya que todo él es interesante

Y además de los museos, aquí también puedes visitar la Catedral de Berlín.

Fachada principal de la CatedralFachada principal de la Catedral

Además, por esta zona, a la orilla del río puedes disfrutar de numerosas terrazas, donde comer o beber algo, algunas con cómodas tumbonas.

 

Torre del Oro

Sevilla, la ciudad laberinto

Sevilla es una ciudad para perderse, para recorrer sus calles una y mil veces, perderte por ellas y de repente reencontrarte en una pequeña plaza que ya conocías, o salir de nuevo a la Avenida de la Constitución con la enorme catedral justo delante de ti y su incansable devenir de gente.

Paso procesional y gente mirándolo

Las calles de Sevilla te sorprenden, y en cualquier momento puedes encontrarte una procesión, aunque no sea Semana Santa.

El Barrio de Santa Cruz es uno de los más típicos de Sevilla, con sus estrechas calles blancas y sus bares de tapas.

Vista de la Plaza Elvira, jardín y fuente

 Entre sus lugares destacados, la Plaza Elvira.

En Sevilla hay que estar en la calle, es una ciudad muy viva y llena de luz, pero también hay que visitar sus impresionantes monumentos.

La Catedral

Gigantesca, parece dominar todo lo que se encuentra a su alredador, y vigilar desde lo alto de su hermosa torre, La Giralda, que presenta una hermosa vista para el visitante.

La Giralda al atardecer

Al atardecer la Giralda se tiñe de colores cálidos que la hacen aún más bella.

El interior merece la pena visitarse, incluso aunque tengamos que esperar una larga cola.

Copia del Giraldillo en la entrada principal de la Catedral

En la parte más alta de la Giralda se encuentra el Giraldillo, y en la puerta principal podemos contemplar de cerca una copia del mismo.

Por dentro es una inmensidad de columnas y espacios limpios que transmiten su grandiosidad a través de los siglos.

Tumba de Cristobal Colón, grupo escultórico con cuatro hombres que sujetan el ataúd

Desde 1899 la tumba de Cristóbal Colón se encuentra en el interior de la Catedral de Sevilla.

Es imprescindible subir a lo alto de la Giralda.

Sevilla desde la Giralda

La subida a la Giralda merece la pena por las magníficas vistas de la ciudad que nos ofrece. Como el Puente del Alamillo.

Y contemplar la torre desde la perspectiva del Patio de los Naranjos.

Vista de la Giralda desde el Patio de los Naranjos

Desde el Patio de los Naranjos conseguimos una magnífica vista de la Giralda. Este hermoso patio forma parte de la herencia de la antigua mezquita.

Los Reales Alcázares

Como en La Alhambra, esta construcción llena de fuentes y jardines, traslada hasta nuestros días la enorme belleza de la arquitectura árabe de antaño. Su delicadeza, elegancia y la paz que transmite, no puede borrarse ni por la enorme cantidad de visitantes que pasan por ellos todos los días.

Vista del Patio de las Doncellas

La influencia árabe es visible en todo el palacio y sus jardines.

El palacio comenzó a construirse en la Edad Media y al recorrerlo descubriremos diversos estilos arquitectónicos.

Detalle de decoración árabe

El palacio es uno de los palacios activos más antiguos de Europa, aún hoy sigue recibiendo a autoridades de todo el mundo en sus visitas oficiales.

La Torre del Oro

Junto al río como un vigía eterno, presenta una hermosa vista de un paseo lleno de palmeras que no puede perderse. Un lugar para disfrutar del fresco que sube de las aguas del Guadalquivir cuando los termómetros empiezan a subir.

Torre del Oro

Inicialmente con una función defensiva, actualmente es el museo naval.

La Maestranza

Encontrarse con la Maestranza es descubrir una plaza de toros un tanto atípica, blanquísima, mirando al río.

Plaza de toros de la Maestranza

La Maestranza es una plaza que adapta su estilo a la ciudad en que se encuentra, pintada de blanco y amarillo.

Triana

Pasear por uno de los barrios con más tradición de Sevilla te lleva hasta su propia esencia.

Virgen de la Esperanza de Triana

Triana es un lugar en el que puedes acercarte a visitar una iglesia, y encontrarte de repente con un “besamanos” a una de las vírgenes más veneradas de Sevilla, La Esperanza de Triana.

Iglesia de San Salvador

La iglesia más grande de toda Sevilla después de la Catedral, se encuentra en una animada plaza llena de terrazas.

Altar mayor de la iglesia de San Salvador

El interior la iglesia es un derroche de dorados e imágenes religiosas.

Casa de Pilatos

Una hermosa mezcla de estilos, de todas las vidas que han pasado por una casa, que aún hoy en día sigue teniendo parte ocupada por la misma familia a la que ha pertenecido durante siglos.

Patio de la Casa de Pilatos

Obras de arte traídas por los primeros propietarios, desde lugares lejanos, se mantienen hoy en la casa.

Parque María Luisa y Plaza de España

El Parque María Luisa es el lugar perfecto para perderse en las horas de calor, refrescarse a la sombra de sus árboles y rincones, o para ir a última hora de la noche y desprenderse de un pesado día de verano.

Monumento a Becquer

El Monumento a Becquer es uno de los lugares más conocidos del Parque María Luisa.

Sus hermosos paseos te llevan hasta una construcción mágica, que parece sacada de un mundo de fantasía, la Plaza de España, con su arquitectura semicircular, sus puentes de azulejos y su fuente central.

Vista de la Plaza de España

La Plaza de España fue construida como edificio principal de la Exposición Iberoamericana de 1929, hoy en uno de los símbolos de la ciudad.

Consejos

  • Si no aguantas bien el calor, mejor no pienses en visitar Sevilla en pleno verano, yo he estado en mayo y hacía 37 grados. Esto tampoco es lo normal, pero te da una idea de hasta cuanto puede subir el termómetro en pleno agosto.
  • Los Reales Alcázares tienen colas de espera de varias horas, mejor saca las entradas por internet.
  • Para entrar a la catedral también es posible que tengas que esperar, saca las entradas con antelación o llega a primera hora, una media hora antes de que abran puede estar bien.
  • Si te gustan las compras, disfrutarás de pasear por la calle Sierpes, dónde encontrarás desde comercios de toda la vida hasta las marcas más actuales.
  • A la hora de elegir hotel es bueno que esté en el centro pero asegúrate que tenga ventanas insonorizadas si quieres poder dormir. En mi caso elegí el hotel Puerta de Triana, está muy bien situado para el turismo, pero la relación calidad-precio no es nada buena, y las ventanas son poco adecuadas, ya que está en una calle con mucho movimiento y se hacía muy difícil conciliar el sueño.
  • A la hora de comer las tapas son lo más adecuado en Sevilla. En el barrio de Santa Cruz encontrarás mil sitios y de prácticamente todos saldrás contento. Por mi parte te recomiendo 2 sitios:
    • Bar las Teresas, en el barrio de Santa Cruz. Tienen unas tapas muy buenas y de buen tamaño, a unos precios bastante asequibles.
    • Bar España (restaurante Oriza). Es un poco caro para comer de tapas, el restaurante no lo he probado, pero la verdad es que todo está muy bueno. Si te decides a tomar algo aquí te recomiendo los chipirones a la plancha y los huevos Mollet sobre salmorejo.
  • Si tienes tiempo y no estás cansado, Sevilla es una ciudad de gran animación nocturna. El Barrio de Santa Cruz o Triana pueden ser buenas opciones, o la zona del Puente de Triana, junto al río, que tiene mucha animación.